4,000 a.C, Cuando los mayas ni siquiera soñaban en habitar Honduras

Es relativamente fácil que los hondureños podamos dar alguna explicación sobre el pasado de nuestra tierra, sin embargo en la mayoría de los casos estas explicaciones concluyen con el tiempo que los mayas exhibieron sus mejores galas en las tierras de Copán, límite que se remonta cuando mucho del 426 al 822 después de Cristo, panorama que nos obliga a preguntarnos, ¿qué pasaba con Honduras hace miles de años en lo que se refiere a desarrollos humanos y lingüísticos?, preguntas que encuentran respuesta en investigaciones donde se hacen apuntes por demás fabulosos e insospechados para la mayoría.

ciudad-blanca

Los registros lingüísticos más antiguos en Honduras

Según las investigaciones realizadas y publicadas en “La Revista de Arqueología Americana” realizada por la arqueóloga hondureña Gloria Lara Pinto y George Hasemann, se expone que 4,000 años antes de Cristo, Honduras fue sitio de la migración de personas que venían de Norteamérica en una de las oleadas que la ciencia reconoce como posible razón del poblamiento de América, estas personas fueron precisamente las que constituyeron las lenguas “Macro Chibchas” conocidas como Pech, Miskitu, Tawahka y Rama, las que permanecieron en nuestra región, otros miembros de la migración siguieron al Sur estableciéndose finalmente en lo que hoy son Costa Rica y Panamá, propuestos como territorio original Proto Chibcha.

Los Chibchas y la Moskitia

Las culturas de origen Chibcha se establecieron en su mayoría en lo que hoy conocemos como la Moskitia, zona de recursos abundantes y donde por siglos se han tejido historias de enormes ciudades y donde “Ciudad Blanca” ha sido la más famosa de ellas.

Recientemente y gracias al uso de tecnologías de punta se dio con el sitio de una ciudad que se le ha llamado “Ciudad del dios Mono” gracias a su relación con una fantasía que le fue contada al mundo por Theodore Morder hace 75 años y que motivó la reciente búsqueda, los resultados de los hallazgos que apenas se conocen hasta ahora lucen como una oportunidad única para conocer de esos pobladores antiguos de los que poco sabemos y cuyas ciudades se encuentran escondidas en las selvas donde los Pech, Miskitu, Tawahka y Rama, habitan desde hace miles de años, mucho antes que los mayas vinieran a nuestras tierras.

Es deber de los hondureños conocer sobre su pasado, así tendremos la oportunidad de disfrutar y hacer valer el orgullo de ser hondureños.