El origen de las alfombras de Semana Santa

La Semana Santa en Honduras cuenta con una linda tradición y son las alfombras que se elaboran en varias comunidades para dar paso a las procesiones católicas, una tradición relativamente nueva ya que las primeras se hicieron hace siglos.

Comayagua es el referente de las alfombras en Honduras.

Comayagua es el referente de las alfombras en Honduras.

El origen de las alfombras

En las sagradas escrituras se habla de que a la entrada de Jesús a Jerusalén las personas colocaban palmas y ramas de árboles en el piso, aunque no es precisamente una alfombra, esto dio origen a la idea de elaborarlas y fue en el siglo VII que en Tenerife, España, se comenzaron a preparar en base a arena coloreada y flores, técnica que se mantiene hasta hoy.

La tradición en España continúa

La tradición en España continúa

Simultáneamente en América varias culturas preparaban alfombras para el paso de reyes y personalidades, una vez los españoles llegaron ambas tradiciones se fusionaron y se presume que los tlaxcaltecas del Sur de México y los Tz’utujiles de Guatemala fueron los primeros en realizar dicha práctica.

Es precisamente en Guatemala donde dicha tradición cobró enormes dimensiones y desde ahí se popularizó y extendió a El Salvador y posteriormente al resto de Centroamérica.

alfombras 4La llegada de las alfombras a Honduras

Es bastante probable que las comunidades limítrofes con nuestros países vecinos hayan adoptado la tradición desde hace siglos, sin embargo fue en Comayagua donde la misma adquirió más formalidad y arraigo.

La historia de las alfombras de Comayagua se remonta a 1963 cuando la señora Miriam Mejía de Zapata, de origen salvadoreño, elaboró una alfombra de aserrín cuya imagen central era un cordero, esta alfombra se hizo frente a la catedral como celebración del nombramiento del Monseñor Bernardino Masarella quien fuera el primer obispo de Comayagua después de un periodo de 100 años sin que la ciudad contara con un líder de esa naturaleza.

A partir de 1963 la técnica se ha ido enriqueciendo al incorporarse otros materiales como flores, piedras, granos comestibles, corteza de árboles, pintura y otros materiales aparte del aserrín coloreado.

copan

Y de igual forma como se expandió desde Guatemala a otros países, hoy son decenas de comunidades de Honduras las que han adoptado tal práctica, Tegucigalpa, Comayagüela, Gracias, Copán Ruinas, Trinidad, La Paz y muchas otras, lugares donde se elaboran preciosas alfombras que le permiten a los artistas locales exhibir sus mejores técnicas.

Vea las fotos de las primeras alfombras de Honduras en este enlace.