La Venus de Currusté, belleza de San Pedro Sula

El territorio que actualmente ocupa Honduras es sitio donde culturas de Mesoamérica, Sudamérica y Centroamérica se dieron cita, todos ellos dejaron evidencia de su presencia que van desde enormes ciudades, pueblos, estructuras y obras de arte, dentro de estas últimas se encuentra una de exquisito valor, a la que han llamado “La Venus de Currusté“, encontrada justo en la periferia de San Pedro Sula.

Sitio arqueológico de Currusté - Foto de La Prensa

Sitio arqueológico de Currusté – Foto de La Prensa

El Parque Arqueológico de Currusté está localizado al Este de San Pedro Sula, al lado de la carretera que une a la aldea de Arenales con Ticamaya y cuenta con un área de 5.1 manzanas.

La ciudad de Currusté

Currusté es una ciudad con 1,500 años de antigüedad donde los Pech construyeron áreas públicas que conectaban edificios, templos y áreas residenciales; en este lugar los templos fueron construidos en sobre elevaciones de tierra confinada con piedra tallada lo que obligaba a la construcción de escalinatas.

Dentro de los tesoros existen estelas de piedra sin grabados las que se presumen tenían estuco con figuras como cubierta superior la cual se desprendió por efectos de la intemperie.

La Venus de Currusté

La Venus de Currusté

La Venus de Currusté

Dentro de un buen conjunto de objetos encontrados está una estatua que fue parte de un incensario, esta imagen de 1.5 metros de altura corresponde a la estatura promedio de las etnias que se ubicaron en Honduras hace siglos.

Los detalles de esta obra de arte hicieron se le llamara Venus de Currusté, la que lleva en sus hombros los huesos de sus ancestros, dentro de los simbolismos está que para nuestras culturas el cuerpo desnudo de una mujer simbolizaba fertilidad, la abundancia y la generación de vida. Esta obra de arte no está disponible al público.

recpnstruccion