Una visita nocturna a Valle de Ángeles, recomendado

Hay ciertos destinos que por lo general son visitados en el día y pocas veces nos damos la oportunidad de visitarlos al caer la noche, esta experiencia recién la vivimos al visitar Valle de Ángeles el pasado fin de semana y el resultado de la visita fue más que satisfactorio.

Un alumbrado público algo deficiente le da sin querer un toque romántico a los negocios que se encuentran ubicados en las calles de este bello pueblo del centro de nuestro país, pero no solo se trata de puestos de venta de artesanía, se trata de restaurantes que sacan sus mesas a la calle permitiéndole al visitante disfrutar de deliciosos manjares rodeado del clima agradable que inunda el ambiente.

img_0921

Al menos una docena de restaurantes ofreciendo desde el clásico plato típico hasta pupusas, música en vivo y karaoke, ambiente festivo donde nos encantó que el nivel de la música no excede lo permisible de forma que es posible conversar de forma natural, un detalle que muchos otros sitios deberían considerar en imitar.

img_0907

Artesanías de todo tipo, pinturas, hamacas, cerámica, sombreros y un sin fin de elecciones que hacen un poco complicado decidirse dado el alto grado de detalle que muchas de esas ofrecen, comerciantes que aceptan dar rebajas y donde los precios son accesibles para el turista nacional y no digamos para el extranjero.

img_0920

Y es que de un puesto a otro las opciones se multiplican así como el colorido, menudas prendas y accesorios se pueden encontrar.

img_0908

Lindo de veras, una experiencia linda caminar un buen número de cuadras sin la preocupación de ser arrollados por un carro o moto, avenidas completas para disfrutar, horas para sentarse y saborear un café en un bello pueblo que aun en la noche tiene mucho que ofrecer.