De guachimán a abogado asesor del Consultorio Jurídico de la UNAH

Historias de éxito, historias que le dicen a cualquiera que sí se puede es la de Luis Midence quien después de ejercer su trabajo de vigilante se dio cuenta de sus limitaciones, tomó la decisión de estudiar y hoy es abogado y asesor y director en juicio del Consultorio Jurídico Gratuito de la UNAH, historia publicada en Presencia Universitaria.

Fotografía de Clarissa Donaire

Fotografía de Clarissa Donaire

¿Cuántas personas creen que es muy tarde para comenzar?

Miles piensan que si no lograron algo de jóvenes ya no es tiempo para intentarlo, de esta forma se pierden no solo oportunidades, también enormes talentos y profesionales.

En el reportaje de Presencia Universitaria se detalla todo lo que Luis Midence tuvo que hacer para pasar del puesto “más discreto” al de mayor relevancia del sitio donde ha dedicado una vida, una vida llena de frutos enormes después de una tremenda siembra. abogado 2Luis Midence ingresó como trabajador de la UNAH desempeñando el puesto de asistente de carpintería a la edad de 24 años y luego como guachimán, proceso laboral que llevó a cabo siendo un completo analfabeta tal como él se cataloga, limitación que vería manifiesta en su trabajo de vigilante ya que en ocasiones necesitaba tomar notas y apuntes, esta situación le hizo detenerse y tomar la decisión de estudiar logrando culminar su primaria a la edad de 29 años.

Después de culminar la primaria siguió con la secundaria en jornada nocturna, etapa de estudio que logró teminar cuando tenía 36 años, esto no fue suficiente y la UNAH fue su siguiente reto ingresando a la carrera de Derecho, tiempo que ya había dejado el foco y el machete de vigilante y se desempeñaba como conserje de la Facultad de Química y Farmacia, oficio que mantuvo hasta convertirse en Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNAH.

abogado 3Un paso más, un nuevo horizonte

Una vez convertido en profesional del derecho, buscó oportunidad en el Consultorio Gratuito de la UNAH en donde fue contratado como asesor y director en juicio, labor donde además de cumplir sus funciones le ha llevado a hacer el bien a personas que se encuentran recluidas en prisión.

Desde su puesto como asesor y director en juicio, el abogado Midence busca retribuirle a la sociedad lo que la institución ha hecho por él, todas las semanas va a los diferentes centros penitenciarios y les ayuda a los reclusos que no tienen la oportunidad ni los recursos para pagar un abogado, además de ello su solidaridad no se queda ahí, ya que apoyó a la formación del colegio de la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PN-FAS). Además, junto con su equipo de procuradores, les lleva útiles y material educativo.

La historia de Luis Midence es un ejemplo para todos, para los que tienen la oportunidad y la desprecian y también para aquellos que no la tuvieron pero tienen sueños que no deben dejarse morir por nada, todo un orgullo de Honduras.

Lea la entrevista completa en Presencia Universitaria.