Las baleadas de doña Karen en Roatán, 20 lempiras la sencilla

Roatán es un lugar privilegiado por la naturaleza y miles de hondureños solamente sueñan con ir porque juran que es inaccesible para sus bolsillos, y la verdad que esa idea es relativa y basada en especulación porque existe oferta para varios niveles de poder adquisitivo, hay lugares reservados para los verdaderos potentados y otros para los que solo tienen la capacidad de hacer un tiempo de comida con cien lempiras o menos, uno de esos lugares es “Las baleadas de doña Karen”.

Paradise Beach de West Bay, altamente recomendado

Paradise Beach de West Bay, altamente recomendado

Aunque este artículo es sobre las baleadas de doña Karen, es una buena oportunidad para darles una idea general del esquema de costos que puede encontrar, y nunca olvide que hablamos de una isla y los costos de operación de cualquier negocio son superiores al resto del país en tierra firme.

Así como dice el dicho “Así como es el sapo, es la pedrada”, usted puede encontrar habitaciones modestas en toda la isla e incluso hamacas en renta, lugares como French Harbour y West End, por ejemplo, donde en habitaciones compartidas encuentra posada casi al mismo precio de tierra firme, por supuesto, no espere que tales sitios tengan piscina o la playa al lado de su habitación, tendrá que caminar, y el mar, que es lo mejor de toda la isla, es totalmente gratis; también existen otros sitios para una capacidad económica más fortalecida en la zona de West Bay o en el Este de la isla donde la piscina y la cercanía a las mejores playas la tiene garantizada, en fin, no diga no puedo ir si antes no ha hecho una buena investigación, y no se pierda, en todo el mundo, en la medida que un hotel tiene más facilidades para el huésped así será el precio, pero bueno vamos a la baleada.

Las baleadas de doña Karen - Foto de El Fotógrafo

Las baleadas de doña Karen – Foto de El Fotógrafo

Las baleadas de doña Karen

Para el viajero, ir a West End y no comer donde doña Karen es un pecado, no solo por el precio, el sabor de sus comidas es de otro mundo.

Carnes y baleadas, su especialidad

Carnes y baleadas, su especialidad

Así como en las ferias y calles de nuestras ciudades, una carpa, un fogón, mesas y sillas de plástico, y punto, ese es el negocio de doña Karen, simpatica mujer que no descuida la calidad de su comida en medio de las atenciones para sus clientes, ella prepara y cocina, mientras su asistente es el que toca el pisto y lleva el orden de los pedidos.

Calientito, calientito

Calientito, calientito

Hablando de precios, la baleada sencilla le cuesta 20 lempiras y la con todo 30, y no crean que las tortillas son transparentes, nada que ver, bien hechas y suficientes para arropar el abundante contenido de las baleadas.

pot4

Y si hablamos de limpieza y prontitud, no hay queja, además que un par de los compañeros de La Marimba, que son buenos con el diente, no pudieron comer la segunda baleada por completo, y si quiere frescos, ahí los vende doña Karen, y si quiere de las espumosas, solo cruza la calle y en una trucha se las venden a precio de trucha, todo el conjunto de comida y bebida por menos de 100 lempiras, así como en su ciudad pero con el arrullo del mar de Roatán que se encuentra a solo unos 10 pasos del puesto de doña Karen.

Esta es solo una muestra de que lo que cree de los precios de Roatán es solo eso, una creencia, porque encuentra de todo a precios accesibles a cada presupuesto.  🙂