Honduras y las bananas, la linda historia de nuestra embajadora en Rumania

Honduras tiene dos tipos de embajadores, los de carrera diplomática y los que toman el reto de representar a su país de la forma más seria, profesional y que se ocupan de difundir todo lo que nos hace grandes como nación, una de esas personas se llama Sara, ” la Embajadora Hondureña en Rumania”, quien se gana los corazones de los residentes de esa nación y les trasmite además de nuestra cultura, la esencia del hondureño, su simpatía y gran corazón.

sara1

Sara en una exposición gastronómica en Rumania y con un arsenal de miedo…

Embajadora en Rumania, porque así lo quiere

Sara Carvajal es una simpática, hermosa y polifacética hondureña, emprendedora, modelo, diseñadora de ropa, escritora y amante de las letras cuya historia de vida le llevó a casarse y residir en Rumania, dos países desconocidos mutuamente por sus ciudadanos y donde en Honduras lo poco que se sabe de Rumania será cuando mucho que es el sitio donde vivió Drácula y uno que otro jugador de fútbol de la selección de ese país, en cambio en Rumania lo que se sabe de Honduras es prácticamente nada, al punto que los más acertados creen es parte de sudamérica, en resumen dos mundos desconocidos.

sara 4

Ese desconocimiento mutuo entre sociedades y que para muchos es motivo para absorber, adaptarse y finalmente diluirse como hondureño en una nueva sociedad fue para Sara Carvajal una enorme oportunidad para hacer lo contrario y en vez de diluirse, convertirse en expositora de nuestra cultura como un libro abierto, de forma tal que los rumanos y personas de otras nacionalidades conocieran parte de lo nuestro y fue así que desde ese instante decidió convertirse en Embajadora, comenzando de cero, desde explicar donde queda su país hasta difundir su cultura a través de las letras y fue así que abrió su sitio Blog By Sara.

Este emprendimiento ha sido tan atractivo para los rumanos que ha motivado a universidades a crear espacios de becas para hondureños en ese país, que diarios rumanos resalten su presencia, ha recibido entrevistas de varias partes del mundo, le ha permitido compartir con emprendedores de ese país y relacionarse con embajadores de otros países de latinoamérica, una actividad de promoción de Honduras que finalmente fue conocida en nuestro país y le llevó a ser destacada como ejemplar en nuestros medios escritos y televisivos.

Nuestra Embajadora Sara Carvajal y Fernando Carías fundador de Honduras is Great

Nuestra Embajadora Sara Carvajal y Fernando Carías fundador de Honduras is Great

Honduras el país de las bananas, una linda experiencia

A finales de Enero, Sara se tomó la tarea de representar a Honduras en un concurso de cultura y gastronomía en Galati, Rumanía, y para ello se aprovisionó  y preparó con un arsenal donde sus principales armas eran las baleadas, la chicha y la horchata, una divertida y fructífera experiencia que les compartimos según su reporte en el Blog By Sara:

Empecé a poner música hondureña, luego vídeos turísticos y empecé a servir la horchata. Llevé unas maracas y un sombrero tradicional y bueno ellos no esperaron más en tomarse muchas fotos con esos objetos.

Luego de eso hice mi presentación en Power Point sobre historias de la baleada y se quedaron ¡Wow! El olor de la comida era tan fuerte que empezaron a pedir la bendita baleada. Jajaja me apresuré y empecé a servir, soy la única nacionalidad que no tiene compañía así que me ayudó Leonora mi amiga albanesa, un aplauso para ella por favor. ?? Leonora había investigado tanto de la baleadas que ya sabía cómo servirla. Puse en platos separados los ingredientes para que los chicos fueran escogiendo. Las tortillas, el huevo picadito con cebollita, los frijoles líquidos fritos, la carnita guisada, el encurtido (saramura) la mantequilla y el queso rallado ¡mmmm!

Pero, pero….. ??los marroquíes ? se enojaron y se fueron. ¿Por qué? Uno de ellos preguntó qué tipo de carne era y le dijimos que era de cerdo. Se fue muy enojado dijo: “El que come cerdo se comporta como cerdo.” Hasta ahí llegó y se fue junto con los otros marroquíes. Antes estaban tan emocionados en querer comer pero fue como un insulto que yo tenía cerdo. Pero expliqué que podían escoger lo que quisieran. Su religión y sus creencias es que, “él que come cerdo se va al infierno”.

En fin… más tarde terminé de servirles y creanme a todos les gustaron las baleadas, algunos se repitieron la comida. Todos estaban curiosos abriendo y cerrando la tortilla . ??? ¡qué carajos es esto tan bueno! solo así me imaginaba que decían. Y la mayoría probaron la baleadas especial ¡cual baleada simple! ?? Ah y la horchata, ufff la mayoría les gustó la horchata pedían más y más. Pero lo que me dejaron sin nada, nada fue la chicha. ??? Los ucranianos pedían más y más, se enamoraron de eso. Y para terminar el festín les di pan de guineo.

Ellos se rieron ?? porque todo en Honduras gira alrededor de la banana. Y me molestaron con gracia: ¡Salud por la banana!
Les enseñé el bote de la banana, el pan de banana, el chocobanano, batido de banana, tropical soda de banana, canción de banana, pollo con banana y ellos ¡what! ??pescado con banana etc. ¡Todo con banana! ?? Ellos ¿Hay casas de bananas? ???

 

Detalles que hacen de la historia de Sara una muy especial vivencia de la actitud que los hondureños debemos emular, Embajadora a todas luces, temple y determinación para demostrar desde lo más sencillo a lo más complejo de nuestros valores, eso y más hacen de Sara Carvajal un orgullo de Honduras.

Y tal como expresa Sara:

No hay mejor cosa en este mundo que dar a conocer tu país. En cualquier rincón de este mundo que vayas. No importa si es pequeño, si hablan mal de él. Nunca te avergüences de él. Tu país es tu país. Es la tierra que te vio crecer y donde Dios escogió para que nacieras.”