Buen día para ir a Santa Lucía, bueno, todos los días…

Cualquier día es lindo para ir a Santa Lucía, y hoy es uno de ellos…

El noreste de Tegucigalpa tiene verdaderas joyas que el capitalino debe tomar en cuenta para sus salidas, San Juancito, Valle de Ángeles y Santa Lucía, de los tres el que se encuentra más cerca es Santa Lucía, a más o menos unos 15-20 minutos de la posta de El Sitio.

Estos destinos tienen como preámbulo una carretera sinuosa rodeada de pinos y un sinnúmero de sitios que invitan a detenerse, restaurantes de todo tipo, pequeños hoteles, centros de artesanías y viveros donde el visitante definitivamente debe hacer una escala ya sea de ida o venida del destino escogido.

Luego de la bifurcación que separa las carreteras de Santa Lucía y Valle de Ángeles el camino comienza a elevar sus pendientes para alcanzar una altura que le da muchos privilegios, la humedad, el frío y por supuesto unas vistas que quitan el aliento, de las primeras opciones que puede ver es la Placita D’ Susy, un restaurante para toda la familia donde el clima sustituye al aire acondicionado y las vistas a la mejor postal impresa; un ambiente con comida fenomenal con un imperdible acento olanchano.

 

La Placita D'Susy

La Placita D’Susy con ambiente familiar y espacios y actividades dedicadas a los niños

Pronto el pavimento de asfalto concluye para dar paso a los antiguos pavimentos de piedra de aquel pueblo minero donde los españoles extrajeron cientos de toneladas de plata en tiempos de la colonia, unos metros más adelante la Laguna de Santa Lucía le da la bienvenida.

La Laguna de Santa Lucía

La Laguna de Santa Lucía

Junto a La Laguna se encuentra un centro de renta de botes donde por 20 Lempiras por persona usted hace un recorrido alrededor del cuerpo de agua, este viaje en bote puede hacerlo remando usted mismo o con la asistencia de las personas que lo rentan, en la laguna se encuentran varios patos y tortugas, además de una serie de aves cuya presencia es advertida por el bullicio que emiten.

Rodeando la laguna podrá encontrar una serie de negocios formales y callejeros donde la oferta es enorme, buena comida, chucherías, artesanías y cálidas sonrisas de quienes atienden.

tres

Luego de la laguna viene en encuentro con el pueblo donde por varios caminos de pendientes pronunciadas podrá sentirse en un exquisito ambiente campestre de tinte colonial, casas antiguas de adobe y de piedra, flores y helechos, humedad y frío, impensable para quienes llegan de la capital cuando quizá se están asando en ella.

La recompensa es inmediata al llegar a la iglesia donde en su interior se encuentran obras de arte del siglo XVIII y XIX, una iglesia restaurada que forma parte del escenario que hace que todos saquen sus cámaras tratando de llevar consigo un poquito de la belleza de Santa Lucía.

img_0853

Frente a la iglesia y a los alrededores existen terrazas donde se puede apreciar al fondo la ciudad vecina de Tegucigalpa.

De día y de noche es una belleza - Foto de Jabdiel Valladares

De día y de noche es una belleza – Foto de Jabdiel Valladares

Foto de Jesus Ardón Mejía Joam

Foto de Jesus Ardón Mejía Joam

Todos los que vayan a Santa Lucía encontrarán una recompensa, yo por mi parte vine saboreando el tiempo de mi niñez con unas cuantas Hojuelas entre pecho y espalda…

img_0880