Caoba hondureña, de lo mejor del mundo

Los expertos califican a la Caoba Hondureña como “la mejor madera para ebanistería del mundo”, una especie con la cual se han fabricado los objetos de madera más finos del mundo.

Black River fue el primer puerto de exportación de la Caoba Hondureña

Black River fue el primer puerto de exportación de la Caoba Hondureña

Los ingleses descubren la caoba

El descubrimiento de las bondades de la caoba fue realizada por los ingleses en sus dominios en América y fue en las Antillas donde comienza la historia documental de tal preciada madera la cual ellos llamaron Mahogany, nombre que se supone deriva de la palabra “m’oganwo” que en lengua africana significa “Madera Reina” y cuya variedad “original” es conocida científicamente como “Swietenia mahagoni”.

El éxito de esa madera fue tan enorme que los árboles existentes en las islas del Caribe fueron insuficientes para satisfacer la demanda y obligaron a los ingleses a buscarla en sus otros territorios de América continental, territorios que incluían lo que hoy conocemos como departamento de Gracias a Dios.

Baya donde se encuentran las semillas de la caoba - Foto de Claudia Berlioz Juárez/Del Timbo al Tambo

Baya donde se encuentran las semillas del árbol – Foto de Claudia Berlioz Juárez/Del Timbo al Tambo

Llega el turno de la Caoba Hondureña

Dentro de los principales puertos de exportación de la variedad antillana figuraban las Bahamas y Jamaica desde donde se exportaba la “auténtica” y para la década de 1740, el puerto inglés de Black River, hoy Palacios, Gracias a Dios, era el tercer puerto de embarque de otra variedad a la que se le conocía como Caoba de Roatán o “Caoba rota” la que se convirtió en la principal madera de color consumida en Inglaterra por un lapso de 20 años.

Pese a que ya habían encontrado sustitutos para la antillana, la búsqueda no cesó y fue así como en 1760 se reportaron enormes bosques de una caoba muy parecida a la antillana a la cual decidieron llamarle Caoba de Honduras, esto porque se podía encontrar desde el Golfo de Honduras hasta la Moskitia hondureña.

La Caoba de Honduras se convirtió en una nueva maravilla para el mundo entero y su aceptación hasta el día de hoy es resumida como “la mejor madera para ebanistería del mundo” y no es de extrañarse que nuestra madera se encuentre decorando los palacios ingleses y mansiones estadounidenses construidas en el siglo XVIII.