¿Copán en Tegucigalpa?, 59 años de pie, sobreviviente del desastre pero no del olvido

Caminando por sus senderos, bajo la sombra de los arboles, alzo mis ojos y admiro estructuras fascinantes con detalles incomprensibles para mi, algunos con formas conocidas, otros como seres perturbadores; al fondo se elevan pérgolas adornadas con napoleones, contrastes de verde, gris, rojo y azul; caminando hacia el centro del parque llegan cientos de palomitas aterrizando con frenesí para comer del maicillo que compré en el mercado para dárselos a ellas…un paseo de domingo en La Concordia, una experiencia inolvidable para un niño que aprendió a soñar despierto…

Relatos como este son compartidos por miles de personas que visitamos el parque más bello y espectacular que ha existido en toda Honduras, un sitio que es una joya en cada centímetro, un lugar lleno de miles de detalles y que despiertan la curiosidad por nuestros ancestros, un parque que sobrevivió al peor huracán que afectó la capital y que es incapaz de sobreponerse al olvido y descuido.

Desde la administración de Marco Aurelio Soto, responsable del traslado de la capital, la ciudad de Tegucigalpa fue objeto de reordenamiento urbano, los sitios que por años eran puntos de reuniones que existían desde la colonia fueron habilitados como parques siendo en su mayoría dedicados a próceres y causas que reafirmaban la identidad nacional, de todos los parques ninguno fue construido desde un principio como tal excepto el que hoy conocemos como La Concordia.

 

1920En 1883 bajo la administración de Luis Bográn Baraona, se decidió construir un sitio único en su género destinado al esparcimiento de los ciudadanos, obra que fue bautizada como Parque Bográn; en su interior fue construido un kiosko para conciertos, tenía veredas y áreas verdes las que se adornaron con plantas de la zona, un ambiente de relajamiento total.

 

 

La suerte del Parque Bográn no fue muy buena ya que fue descuidado y a la edad de 52 años ya había perdido su encanto, su vida útil concluyó en 1935 cuando el Dr. y General Tiburcio Carías Andino decidió cambiar la historia de ese lugar y construir en el mismo sitio un parque temático alrededor de la cultura Maya.

Para lograr el objetivo se contrataron los servicios del Ingeniero Agrónomo y Paisajista mexicano, Augusto Morales y Sánchez; la meta, traer a la ciudad la esencia de la cultura maya, objetivo que Morales logró al replicar hábilmente ambientes basados en las ciudades de Copán y Chichen Itzá, la construcción del parque se resume en una sola expresión “Una Obra de Arte”, obra inaugurada el 15 de marzo de 1939, fecha coincidente con el cumpleaños del General Carías.

Osman Nuñez 1

Réplica de Estela Maya localizada en el centro del parque Foto de Osman Nuñez

Detalle de final de pérgolas Foto de Osman Nuñez

Detalle de final de pérgolas
Foto de Osman Nuñez

 

El parque cuenta con una acera periférica y desde la mitad de los cuadrantes hay accesos hacia el centro del mismo en donde se encuentra una plazoleta adornada con una tortuga y junto a ella una estela idéntica a las de Copán.

Los detalles llegan al extremo que los pisos son de concreto y piedra, en algunas partes simulan ser troncos de madera, coloreados en tonos madera y amarillo.

 

 

 

 

Plaza Central Foto de El Heraldo

Plaza Central
Foto de El Heraldo

Replica de pirámide Foro de El Heraldo

Replica de pirámide
Foto de El Heraldo

Texturas de pisos Foto de El Heraldo

Texturas de pisos
Foto de El Heraldo

 

Miles de detalles dan una buena idea de la riqueza artística lograda por los mayas y donde Copán es su mayor obra de arte.

 

 

 

Con el transcurrir de los años, el parque  fue dejando de ser atractivo para los ciudadanos ya que la zona dejó de tener las condiciones mínimas para la libre locomoción, pero aun con esta deficiencia, la gente aun lo visitaba, esta decadencia tuvo su punto más trágico en octubre de 1998 cuando los efectos del huracán Mitch destruyeron la zona, pero milagrosamente las estructuras permanecieron en casi perfecto estado.

DOS

Y es que las diferencias son obvias, a la izquierda se observa el estado antes del huracán y a la derecha y como si fuera una imagen tomada en la selva se observa el estado actual, las estructuras en perfecto estado pero totalmente descuidadas.

Estado actual Foto de Osman Nuñez

Estado actual
Foto de Osman Nuñez

Sabemos que hay diversas organizaciones haciendo intentos de rescate, pero los resultados aun no son aceptables, es tiempo que la ciudadanía capitalina presione a quien corresponda para que el Parque la Concordia recobre el sentido bajo el cual fue construido, un sitio donde la concordia y el esparcimiento sano sea su alimento.

Este artículo es poco para mostrar la belleza de este lugar, pero da una buena idea de lo exquisito que es, un lugar donde los niños de hoy pudieran también caminar por sus veredas, correr hacia el centro del parque y llevar su maicillo para disfrutar el frenesí de las aves.

Todos podemos, siempre podemos, cuando queremos…

 

2 Pensamientos

  1. estela hoffmann elizalde 15 junio, 2015
  2. Angel Roberto Aguilera 7 noviembre, 2016