La creación del mundo según el pueblo Tawahka

En el mundo hay dos corrientes que explican el proceso de la creación de la humanidad, la ciencia y las creencias de los pueblos, y es en estas últimas donde existen cientos de opciones de acuerdo a la cultura donde se originaron, una de ellas y la más popular en nuestro país es la cristiana heredada a nosotros por los españoles, que si la comparamos con el Popol Vuh de los mayas cuenta con varias coincidencias, dicho proceso de creación también tiene la versión de nuestros pueblos Tawahka, la que quizá muy pocos conocen.

La creación según el pueblo Tawahka

La creación según el pueblo Tawahka

La creación desde la perspectiva Tawahka

El mundo, fue creado por dos hermanos, de los cuales el mayor se llamaba Papang, que significa padre.

Habiendo dado existencia a las montañas, lagunas, ríos y sabanas, los dos hermanos creadores remaron sobre el río en un pipante pequeño. Pero al precipitarse el pipante en una corriente, se volcó y los dos hermanos cayeron al agua y tuvieron que nadar hacia la orilla para salvarse. Sintiendo frío encendieron un fuego; y como también tenían hambre, se fueron al monte donde encontraron algo de maíz, que cortaron y tostaron. Terminada la comida echaron unas mazorcas de maíz al suelo, donde de inmediato se transformaron en animales; otras mazorcas echadas en el agua se cambiaron en peces, mientras que del resto salieron pájaros al aire.

Asombrados por esta manifestación inesperada de vida alrededor de ellos y sorprendidos por las formas extrañas que mostraban, los dos hermanos olvidaron sus circunstancias hasta que Papang volvió en sí, cuando de repente lo alcanzó el fuego.

Cuando este empezó a estar ardiendo en llamas, se desprendió de la tierra y subió siempre más alto hasta que su hermano menor pudo verle solamente como un punto grande, redondo y ardiente en el cielo. Así llegó a ser el sol. Mientras el hermano menor estaba mirando hacia arriba, esperando que regresara, él también se encendió por las llamas alevosas y a su vez empezó a ascender; pero no deseando compartir el destino de su hermano, luchó por mantener su gravedad, echando de tal manera gran cantidad de chispas; pero luego tuvo que rendirse y siguió subiendo, acompañado de las chispas que se desplegaron por tanto el firmamento, quedando, él en el centro, de esta manera se formaron la luna y las estrellas.

Los tawahkas se consideran hijos de Papang, habiendo sido formados por sus rayos. (Von Honuwald 1987:12)