Hoy es el día de nuestra Fauna Nacional, ¿Sabía?

Una de las fechas que pasa desapercibida en el calendario nacional es la dedicada a la Fauna Nacional donde por medio del decreto ejecutivo Nº 36-93 emitido el 28 de junio de 1993, se declaró al Venado Cola Blanca como el Mamífero Terrestre Nacional y a la Guara Roja como Ave Nacional, conozcamos un poco de cada uno de ellos.

Venado Cola Blanca, Mamífero Nacional - Foto de Ram On

Venado Cola Blanca, Mamífero Nacional representante de la fauna terrestre – Foto de Ram On

El representante de la fauna terrestre

El Venado Cola Blanca es un mamífero relativamente común en Honduras son de tamaño mediano, de patas largas y espalda lisa, su cabeza es grande y angosta. Dorsalmente es café parduzco o café anaranjado, ventralmente el pecho y sus muslos son de color blanco.

Viven en bosques secos, secundarios nublados y sabanas y se alimentan principalmente de ramas tiernas, hojas, frutos y especies vegetales.

El apareamiento se da en la temporada lluviosa, las hembras tienen una o dos crías en la estación seca, algunas personas especialistas creen que las camadas son de 2-4 partos y que los nacimientos ocurren de enero-abril.

 

Las dos especies de guacamayas nativas de nuestro país . Foto de El Fotógrafo

Las dos especies de guacamayas nativas de nuestro país . Foto de El Fotógrafo

La Guara Roja

En Honduras existen dos especies de guaras o guacamayas, donde la roja fue escogida como Ave Nacional debido a su relación con el pasado de la civilización Maya.

Su alimentación consiste en: néctar, raíces, frutas, nueces y cereales y vive en zonas selváticas  y costeras,  debido a su belleza fue objeto del tráfico ilegal y sus poblaciones estaban restringidas a selvas donde el hombre no podía capturarlas y gracias a la intervención de la sociedad civil y organizaciones del Estado se ha logrado que existan programas donde se les protege y libera posteriormente, existen reportes que indican que las aves que se han reproducido en el Golfo de Fonseca hoy además de volar libres por nuestras tierras también lo hacen en Nicaragua y El Salvador, país donde fueron extintas desde la década de los 70 y que gracias a los esfuerzos hondureños, hoy también se convierten en símbolo de hermandad entre los pueblos.