Hace 525 años el mundo se hizo más grande

Por muchos años en Honduras se celebró el “Día de la Raza“, una fecha que con las décadas dejó de celebrarse debido a miles de razones ligadas con lo ocurrido con la llegada de los europeos a nuestras tierras, sin embargo no debemos olvidar que los hechos ocurridos hace 525 años hicieron que el mundo fuera más grande, próspero y un mejor lugar para vivir.

Existían muchas creencias equivocadas de lo que era la tierra

Existían muchas creencias equivocadas de lo que era la tierra

Muchas creencias de la Europa del Siglo XVI se vinieron a pique con los viajes de Colón.

La verdad de nuestros pueblos precolombinos

Tal como ha ocurrido en todo el mundo existen en las culturas períodos cíclicos de prosperidad y de decadencia y en lo que respecta a Honduras donde la cultura Maya floreció en los primeros 800 años después de Cristo, en los tiempos de la llegada de los españoles dicho grupo étnico se restringía a pueblos agrícolas cuya cultura, la que fue de lo más excelso del planeta, había quedado como un recuerdo, los Pech por su parte y a pesar que es la cultura más antigua de nuestro país, se desconoce si sus ciudades estaban en apogeo en tales fechas, por otro lado los Lenca, Miskitu, Tolupan, Tawahka y Chorotega se restringían a cacicazgos y poblaciones que dominaban regiones particulares, es decir que en esos tiempos los territorios que hoy son Honduras no reflejaban lo que habían sido en siglos previos en términos de avance humano y científico.

Mujeres lencas, las encargadas de la tradición del telar

Mujeres lencas

El mundo se hizo más grande

Paralelamente y de forma aislada, en el planeta habían dos zonas donde cada una tenía sus propios avances y limitaciones, el Viejo Mundo y lo que para ellos fue “El nuevo mundo“; fue a partir del 12 de octubre de 1498 que comenzó una etapa, que al igual que todos los procesos de conquista trajo consigo la invasión cultural, sometimiento, muerte y abuso, pero también la extensión de nuevas culturas, técnicas y formas de vida a favor de la población humana.

Lo que no celebramos

Por más de 400 años mucho de lo ocurrido en el proceso de conquista español fue ocultado, se quisieron esconder verdaderas masacres y tragedias en contra de los pobladores originales de nuestras tierras y por si fuera poco se exaltaba y divinizaba la grandeza de quienes vinieron, proceso donde todo lo autóctono fue minimizando, despreciando e incluso ridiculizado.

Bandera de la Raza hispánicaEsta divinización se transmitió de generación en generación al punto que los mismos hondureños cuya población es mayormente mestiza y cuya base genética es en su mayoría proveniente de indígenas hondureños, han mantenido patrones culturales que desprecian su propio origen ancestral, no resulta extraño ver que para la generalidad una persona linda es alguien de piel blanca, rubia y de ojos verdes o azules, y tampoco es raro escuchar alguien decirle  ¡Indio! a quien actúa de forma torpe y estúpida,  para colmo, se nos obligaba en la escuela a cantar un himno que por todos lados exalta la nueva herencia española y que discrimina y elimina la esencia de todos los procesos de mestizaje, a los indígenas de Honduras.

“Bandera de la Raza, simbólica bandera…revives el milagro de las tres carabelas …Yo inculcaré a mis hijos amor por ti, bandera que evocas con tus cruces la hazaña de Colón.Yo inculcaré a mis hijos que el sol que en ti fulgura es símbolo radiante de paz y abnegación.

Un origen innegable

Pese a todo lo ocurrido, es innegable que en nuestras venas también fluye sangre de españoles, hablamos la lengua de ellos y muchas de las tradiciones que hoy son nuestras fueron heredadas de ellos, somos mestizos donde nos guste o no, somos una mezcla donde también el europeo es parte de nosotros.

Somos la evidencia de un encuentro, somos el legado de los días cuando el mundo se hizo más grande.

Agregar Pensamiento