El Tabaco y Copán, miles de años de armonía

Según los investigadores la planta del tabaco es originaria de suramérica y fue utilizada por sus efectos como elemento medicinal y también como parte de las tradiciones religiosas indígenas de esa parte del mundo y de igual forma en otra parte del mundo sucedió con la civilización precolombina más avanzada de toda América como lo son los mayas.

Sacerdote Maya fumando Tabaco

Sacerdote Maya fumando Tabaco

Existen evidencias del uso de pipas y de gente fumando tabaco en muchas esculturas mayas, restos en vasijas que confirman el uso del tabaco desde hace miles de años así como registros documentales españoles como el de Juan Díaz en 1518 quien reportó que los mayas de Cozumel le habían entregado unos carrizos del tamaño de la palma de la mano los que al quemarlos producían un aroma delicado y que posteriormente fueron conocidos como “Cañas”.

Posteriormente las semillas de tabaco fueron llevadas a Europa donde fueron plantadas y ganaron enorme popularidad en el mundo y por consiguiente fueron apreciadas por los españoles para realizar comercio con ellas y es así que en 1776 se instala en Honduras la Real Factoría de Tabacos en los terrenos que el 8 de agosto de 1705 fueran comparados por El Capitán Don Juan García de la Candelaria, terrenos que fueran conocidos como “Los Llanos”, que luego se llamaron Llanos de Santa Rosa y que hoy conocemos como Santa Rosa de Copán.

 

 

El pasado de las tierras copanecas está íntimamente ligado al tabaco, una zona que fue usada por los mayas para su cultivo y que los españoles hábilmente identificaron como propicias para sembrar esas plantas, una industria que de inicio fue una alternativa para lograr recaudar dinero como auxilio ante la evasión de los impuestos que hacían los mineros pero que al final se transformó en piedra angular para el crecimiento de un poblado y toda la región de Copán.

Hoy solo una de las fincas llamada la Yarguera produce la materia prima para mas de 20 millones de puros al año y los tabacos de Copán han alcanzado los más altos sitiales dentro del selecto grupo de consumidores de puros del mundo.

 

Foto de portada Franklyn Muñoz/ La Prensa