Fantasmas de los tiempos del cólera IMPRESIONANTE

Mucho se especula sobre el abandono de la ciudad Maya de Copán y quizá nunca se sepa la respuesta, pero muy cerca de ahí existen dos comunidades que fueron prósperas y que se convirtieron en pueblos fantasmas a causa del cólera, una posibilidad que también pudo ser la razón para el abandono de las ciudades mayas.

El pueblo fantasma de San Pedro Celilac

El pueblo fantasma de San Pedro Celilac

Dos prósperos pueblos fantasmas

A aproximadamente 30 kilómetros de distancia en línea recta se encuentran el pueblo fantasma de San Pedro Celilac y el de Santiago de Posta el cual fue repoblado, ambos en el departamento de Santa Bárbara, pueblos fantasmas con un suceso común que les cambió la historia.

El pueblo fantasma de San Pedro Celilac

Los españoles tenían la costumbre de edificar iglesias en las comunidades que dominaban y el tamaño y riqueza de las mismas era símbolo del auge de dicho pueblo, es así que con solo observar lo que quedó de la iglesia de San Pedro Celilac es fácil imaginar la pujanza de esta comunidad de extracción lenca.

Una de las primeras menciones de San Pedro de Celilac indica que dicho pueblo ya existía en 1791 y en el se había construido una iglesia que según lo que se ha transmitido de boca a boca, constaba de nichos en la fachada donde se habían tallado ángeles y figuras religiosas, contaba con un candelabro en donde se encendían las velas que alumbraban el recinto, una pila bautismal de plata y dos campanas.

El abandono de San Pedro Celilac ocurrió entre 1835 y 1837 debido a una epidemia de Cólera Morbus que aniquiló a la mayoría de la población y cuyos sobrevivientes huyeron a la comunidad de Tuliapa, a la que llamaron “Nueva Celilac”, este abandono no fue nada planificado ni progresivo, fue algo que sucedió en un corto período de tiempo ya que los pobladores dejaron sus casas y estructuras dejando tras de sí sus pertenencias tal como lo evidencian una enorme cantidad de utensilios básicos del qué hacer diario como piedras de moler y vasijas, las cuales se han encontrado casi a nivel de tierra.

Los fantasmas de San Pedro Celilac

Fotos de Jackson Steven Interiano Lanza

Esto es lo único que queda de San Pedro Celilac, el cuerpo de fachada en donde se puede apreciar en la parte “interior” que constaba de una nave con techos de madera, todo consumido en el olvido del pueblo que se convirtió en fantasma y que nunca volvió a ser poblado.

Santiago de Posta fue fantasma por 80 años

A 30 kilómetros de San Pedro Celilac se encuentra Santiago de Posta, un pueblo que corrió la misma suerte de ser abandonado debido al cólera, esta comunidad fue repoblada poco a poco cuando se “redescubrió” el sitio original que también es vecino del río Jicatuyo al igual que San Pedro Celilac y que fue el transmisor de la epidemia.

Santiago de Posta tiene una joya que muy pocos imaginan, su iglesia tiene un doble valor histórico ya que es la más antigua del departamento de Santa Bárbara concluida en 1600 y por otro lado las paredes de la iglesia fueron construidas con piedras de edificaciones prehispánicas las que se pueden ver fácilmente en las fachadas.

Con piedras mayas se edificó la iglesia de Santiago de Posta

Con piedras mayas se edificó la iglesia de Santiago de Posta

¿Y ahora qué hacemos?

Ambos pueblos sufrieron y este sufrimiento les convirtió en fantasmas, pero la riqueza que tienen es incalculable y merece sea rescatada, en San Pedro Celilac solo queda la fachada la cual debe ser restaurada cuanto antes y en Santiago de Posta el legado es inmenso pero si no le damos la importancia del caso terminará como la de Celilac, un fantasma que cada día desaparece.

Les rogamos que vean este documental de lo que queda de Santiago de Posta y así se dará cuenta que cuando decimos riqueza incalculable es una expresión que se queda corta.