Ferias como en mi pueblo, bellos recuerdos

La mayoría de hondureños procede de áreas rurales, cientos de pueblos y pequeñas ciudades en toda la nación que en su mayoría comparten tradiciones y costumbres, la feria es una de ellas y aunque varían de sitio en sitio, todas guardan esa exquisitez tan nuestra y quizá estas fotos que tomó Marcio Suazo Izaguirre en La Paz le resulten más familiares de lo que piensa y solo le harán decir, ¡Que bella es mi Honduras!

La iglesia es siempre eje de la feria del pueblo

La iglesia es siempre eje de la feria del pueblo

Para variar y como legado de la conquista española, el eje central de las celebraciones populares es la iglesia o parroquia y es así que en la mayoría de comunidades, un rezo o una misa marca el inicio de las celebraciones.

Tradiciones indígenas mezcladas con las europeas

Tradiciones indígenas mezcladas con las europeas

Pero aunque el principio de las tradiciones de hoy tienen un comienzo enraizado en la religión católica, esta y lo realizado por los españoles en su proceso de conquista nunca pudieron hacer olvidar a nuestros pueblos su herencia indígena, es así que los bailes son precisamente eso, un recuerdo de la sangre, guancascos y muchos bailes indígenas que bajo la cruz de la iglesia se convierten en la nueva esencia del hondureño.

reinaY por supuesto que tienen que tener una reina, la reina de los corazones del pueblo, belleza mestiza que muestra los rasgos más lindos de nuestros primeros ancestros y la nueva sangre, belleza por doquier y es que en Honduras podrán hacer falta muchas cosas pero mujeres bellas abundan.

¿Pero qué es una feria sin?

bandaEn los descubrimientos arqueológicos se han encontrado instrumentos musicales, tambores, pitos y otros que seguramente nuestros antepasados usaron en ceremonias y fiestas, pronto llegaron del otro lado del mar otros instrumentos que complementaron a los nativos y que son partícipes infaltables, porque no hay feria si no hay música.

baile

Y ante la abundancia de mujeres y ausencia de caballeros valientes, para pegar el “chancletazo” se vale de todo, lo importante es dejar salir esa alegría que llevamos todos por dentro y donde las doñas nos dan ejemplos en todo sentido.

10¿Y adonde deja el estómago?, por supuesto que es parte de la celebración, algunos dicen llenar el buche, otros forrarse, al final y cómo le diga, la fiesta es complementada por una enorme variedad de comidas y bebidas típicas, que al final de la jornada le dibujarán una sonrisa en el rostro porque a barriga llena, corazón contento.

9Y como todo estuvo bueno que mejor que llevarse un recuerdo, para la doña en casa o para recordar el encuentro con un nuevo amor, recuerdos tangibles de tradiciones que se llevan en el alma que ni el tiempo ni la distancia son capaces de borrar.

Vea cientos de fotos de MSI RETRATOS en este enlace, sabemos que le encantarán.