El enorme jardín de Siguatepeque en el Festival de Las Flores

Honduras es un país encantador y de extremo a extremo es posible encontrar verdaderos paraísos, y justo en el centro de la nación se encuentra Siguatepeque, un pedazo de cielo en lo más alto del altiplano, el lugar ideal para que se celebre el Festival de Las Flores, porque abunda la belleza y por supuesto las flores.

Flores que crecen desde la tierra y bellas flores que nacen esas tierras - Foto de Nestor Irías

Flores que crecen desde la tierra y bellas flores que nacen esas tierras – Foto de Nestor Irías

En efecto, la belleza es general, desde las flores que crecen desde plantas a flores que nacen en esas tierras, un enorme jardín llamado Siguatepeque.

El Festival de Las Flores

Al solo llegar, el visitante se percata de su clima fresco y en su mayoría helado, y no es para menos, una de las tres ciudades de Honduras localizadas a mayor elevación.

nestor irias

Marchas y desfiles, caravanas y gentío alrededor del tema de las flores, un ramillete del tamaño de la ciudad que huele a flores, todo como un preámbulo a la noche de despedida.

Preparando el cierre del Festival - Foto de Carlos Alberto Rubio

Preparando el cierre del Festival – Foto de Carlos Alberto Rubio

Bolsas de papel y una pequeña vela que sirve para calentar el aire que la bolsa encierra, minutos de expectación y de inmensa alegría al ver como los cielos se llenan de pequeñas “luces que vuelan”, un espectáculo que se lleva en los recuerdos más felices de los asistentes.

La alegría se desborda al alzar vuelo las antorchas - Foto de Carlos Alberto Rubio

La alegría se desborda al alzar vuelo las antorchas – Foto de Carlos Alberto Rubio

No cabe duda que todo es una belleza, el Festival de Las Flores de Siguatepeque, el paraíso de las flores de Honduras.

Cientos de niñas, flores con flores, bello racimo de color y alma - Foto de Nestor Irías

Cientos de niñas, flores con flores, bello racimo de color y alma – Foto de Nestor Irías

 

One Response

  1. Yanet 12 octubre, 2017

Agregar Pensamiento