Fortalezas y fuertes europeos en Honduras

Si le preguntan cuales son las fortalezas y fuertes coloniales que existen en Honduras seguro responderá “La Fortaleza de Santa Bárbara y la Fortaleza de San Fernando de Omoa”, respuesta comprensible porque nuestro sistema educativo se enfoca más en lo realizado por los españoles y desprecia lo que simultáneamente sucedió con los ingleses en nuestro país.

Los colonizadores europeos tenían la costumbre de proteger los sitios que ellos consideraban importantes construyendo fuertes y fortalezas, siendo los fuertes una versión bastante más ligera que las fortalezas, pero en ambas opciones los cañones eran parte fundamental de la defensa.

Fortalezas que todo mundo sabe que existen

Una de las dos fortalezas españolas de Honduras

Fortaleza Santa Bárbara, Trujillo

La Fortaleza de Santa Bárbara está localizada en Trujillo, Colón, comenzó a ser construida por los españoles en 1550 para defenderse de los ataques piratas, esta instalación fue invadida por primera vez el 7 de julio de 1558 cuando 200 piratas franceses la atacaron llegando a quemar todo el pueblo y llevándose consigo más de cien mil pesos españoles; por tal motivo en 1575 la Capitanía General decidió incrementar la defensa y para ello envió cañones para que fueran instalados; los ataques de piratas continuaron hasta 1639 lo que obligó a los españoles a abandonar Trujillo dejando la fortaleza a merced del deterioro.

Fortaleza de San Fernando de Omoa Foto de Oscar H Solís

Fortaleza de San Fernando de Omoa – Foto de Oscar H Solís

La Fortaleza de San Fernando de Omoa por su parte fue diseñada en 1768 y concluida su construcción en 1775,  esta fortaleza que es considerada la más importante de Centroamérica no tuvo tanta acción como la de Santa Bárbara y la única batalla que se reporta sucedió en 1779 cuando los ingleses la sitiaron y tomaron por un período de dos meses hasta que fueron desalojados y apresados.

El Fuerte Black River

En el departamento de Colón y en la desembocadura del río Tinto existe una comunidad llamada “Palacios” un nombre que es el recuerdo de los “Palacios Ingleses” que ahí se encontraban, dicho lugar fue un próspero sitio al cual los ingleses llamaron “Black River” y que llegó a ser una de las comunidades inglesas más fuertes de toda Centroamérica, gracias al nombre de Black River es que a usted en la escuela le enseñaron que el río se llama “Tinto o Negro” en alusión al nombre en inglés.

En Black River existió un fuerte inglés del mismo nombre, sitio desde donde se protegían los intereses ingleses y desde donde se organizaban las incursiones a Trujillo además de ejercer control de esa parte del Caribe hondureño, este fuerte fue escenario de peleas contra los españoles quienes al lograr conquistarlo por un espacio de 4 meses le llamaron Fuerte Inmaculada Concepción de Honduras, después de ese tiempo fue recuperado por las fuerzas anglo-miskitas y finalmente cedido a España en 1787,

La comunidad de Black River en manos de los españoles nunca progresó y solo duró 13 años ya que fue atacada por los ejércitos miskitos como venganza por las masacres hechas por los españoles en septiembre de 1800; en la actualidad se han encontrado restos del fuerte así como cañones los que por mucho tiempo permanecieron enterrados.

Los cañones de Black River

Los cañones de Black River

El famoso Pirata Morgan tenía su fuerte

Uno de los más curiosos y menos conocidos fuertes está localizado en uno de los cayos que rodean a Roatán justo en la zona conocida como Port Royal; dicho fuerte está ubicado en un cayo cuyo nombre era Fort Cay, ahora rebautizado como Fort Morgan Cay, en dicho cayo existen los restos de una fortaleza inglesa y un polvorín que se supone podrían haber sido construidos cerca de 1650, dicho fuerte se dice fue escondite del famoso pirata Morgan y de ahí el nombre.

Fort Morgan Cay – Roatán

El quinto que fue español

Aunque no existen restos del Fuerte que construyeron los españoles, hoy se puede admirar el Fuerte San Cristóbal localizado en Gracias, Lempira, este fuerte construido en la época republicana hondureña y se ubicó en el mismo sitio donde los españoles habían construido un fuerte de madera para proteger las rutas de comercio y lo que fue la Capital de Honduras.