Hallazgos de dinosaurios en Honduras obligan a estudiar la migración entre Norte y Sur América

Para el mundo ha sido una sorpresa que Honduras sea el único país de centroamérica donde se han encontrado restos de dinosaurios a diferencia de otras partes del istmo donde solo se han encontrado restos de mamíferos que existieron hace apenas 10 millones de años, uno de los hallazgos en Honduras ha sido publicado por “La Fundación para el Estudio de Dinosaurios de Castilla y León” el pasado 12 de octubre, artículo del cual les compartimos unos segmentos muy interesantes.

Restos del Hadrosaurio Hondureño

Restos del Hadrosaurio Hondureño

El descubrimiento del primer dinosaurio en Centroamérica fue realizado en 1971 por Bruce M. Simonson y el espécimen corresponde a un Hadrosaurio Pico de Pato; la presencia de este dinosaurio en Honduras llama mucho la atención porque dicha especie y de acuerdo a las propuestas más soportadas existió en Norteamérica y Asia, por lo que el dinosaurio ‘pico de pato’ hondureño lo que plantea es la posibilidad acerca de una hipotética migración de Hadrosauroidea no-hadrosaúridos hacia Sudamérica. Al respecto, se ha sugerido que Honduras estaba formando parte de un bloque emergido (Chortis) hace unos 100 millones de años (Cenomaniano temprano), el cual se encontraba situado adjunto al suroccidente de México, y por ende, al resto de Laramidia (Mann et al., 2007). Esto facilitó que los dinosaurios mencionados se extendieran tan al sur por medio de tierras esencialmente continuas. Pero la dispersión desde allí hasta la costa más noroccidental de Sudamérica representaba un trayecto de más de 1000 Km conformado por cadenas de islas volcánicas. Las islas más septentrionales de dicho arco (arco volcánico Centroamericano) tendrían una mayor cercanía entre sí, pero hacia el sur se extendían brazos de mar muy anchos y profundos, los cuales representarían barreras severas para los posibles migrantes, especialmente para animales terrestres de gran tamaño corporal. Una ruta alternativa era migrar a través del arco volcánico Proto-Antillano, más hacia el este, pero las barreras marinas eran similares o incluso mayores a aquellas encontradas en la ruta Centroamericana (Iturralde-Vinent, 2006). Esto sugeriría que el arribo de Hadrosauroidea no-hadrosaúridos a Sudamérica fue altamente improbable, a pesar de su ocurrencia temprana en el extremo más meridional de Laramidia. Lo anterior se apoya en el hecho de que, hasta el presente, no existe ningún registro corroborado de migrantes norteamericanos (dinosaurianos o no) en Sudamérica para el Cretácico tardío temprano, pero sí se registran para el Cretácico más tardío (Campaniano), poco antes del límite K-Pg (Cretácico-Paleógeno).

El territorio que es hoy Honduras se encontraba en el Bloque Chortís, separado de Suramérica

El territorio que es hoy Honduras se encontraba en el Bloque Chortís, separado de Suramérica – Foto de http://bit.ly/2eS9wC6

La importancia de la continuidad de las investigaciones radica en que este hallazgo constituye una labor más que justificada para el esclarecimiento en detalle de la migración y diversificación asociado al “Primer Intercambio Biótico Americano” .

Cabe hacer notar que dicha publicación aun no menciona que son dos los dinosaurios encontrados en Honduras además de que también en nuestro país se han encontrado fósiles de la flora con la cual se alimentaban esos dinosaurios.

 

Colaboración del Dr. Leonel Zuniga UNAH

Foto de portada de http://bit.ly/2eS9wC6