Los indígenas hondureños que secuestraron el barco español

La historia de Honduras cuenta con innumerables pasajes que con el tiempo se van dando a conocer, una de ellas a través del historiador nacional Rafael Leiva Vivas y que cuenta del secuestro de un barco español de parte de indígenas hondureños.

La esclavitud de los indígenas americanos en el mural de Diego Rivera

La esclavitud de los indígenas americanos en el mural de Diego Rivera

Muchas historias fueron ocultas a propósito por los españoles para que no sirvieran de ejemplo para los nativos, historias registradas en cartas e informes que entre ellos cruzaban los que hoy son la evidencia de lo ocurrido.

Los indígenas hondureños que secuestraron el barco español

En 1516 la rebelión de los indígenas de las Antillas era tremenda, situación que obligó a los españoles a darles cacería y aniquilarlos, acción que por supuesto hizo necesario el reemplazo de los fallecidos por “nuevos indios” de otras tierras.

De esa manera 80 españoles a bordo de dos carabelas salieron de Cuba hacia Guanaja con el propósito de capturar nuevos indios, fue así que luego de capturar a un primer grupo de indígenas de Guanaja, los metieron en uno de los barcos y los despacharon con rumbo a la Habana mientras 25 españoles se quedaron en la isla para capturar más y luego zarpar una vez concluida la cacería.

Mientras ellos disfrutaban los hondureños secuestraron el barco

Mientras ellos disfrutaban los hondureños secuestraron el barco

Una vez el primer barco llegó a las aguas cubanas los españoles se bajaron a tierra para divertirse y dejaron a los indios en la nave bajo el cuidado de pocos guardias.

Los indios de Honduras al percatarse de su poca vigilancia mataron a los guardias y tomaron el barco hacia alta mar en dirección hacia Guanaja, una verdadera proeza ya que era una nave desconocida para los indígenas y aun así lograron llegar sin pérdida hasta su isla.

Al llegar a Guanaja, los “indios” que habían secuestrado el barco se encontraron con los 25 españoles que se habían quedado, los atacaron con sus propias armas y les hicieron huir en el barco que quedaba.

Al enterarse de lo ocurrido el Gobernador de Cuba, Diego Velásquez, y para poner orden, envió dos naves a capturar a los audaces indígenas, una vez en Guanaja lograron someter a 500 indios, a los que pusieron bajo cubierta y sintiéndose ganadores los españoles se dedicaron a divertirse en tierra, una vez más los indios se escaparon quitándoles sus armas y se enfrentaron en dura batalla, la que terminó en una acción encarnizada.