La creación según el Popol Vuh, ¿similitudes extraordinarias con la biblia o copia de ella?

Hablar de un país está íntimamente relacionado con creencias y religiones, previo a la llegada de los europeos, las creencias de nuestros antepasados indígenas estaban relacionadas con elementos de la naturaleza, personajes del inframundo y  una serie interminable de seres que al final representaban la perenne lucha entre el bien y el mal, el principio y el fin, la vida carnal y la eternidad…

De todas las culturas presentes en nuestro país es la Maya la que dejó mejor documentada su presencia, una impresionante cantidad de información tallada en piedra, otra que ha sido contada de generación en generación y un registro escrito colosal que resistió miles de años pero no pudo con la ignorancia del hombre blanco que vio en esa literatura “una relación diabólica entre el hombre, otros seres y deidades”.


CODICEES

Con la conquista, los españoles habiendo sometido a la población habían logrado cambiar y modificar muchas cosas, pero no podían hacer cambiar la mayoría de las creencias y fue así que el Fray Zumárraga y el obispo Diego de Landa Calderón entre muchos otros, se dieron a la tarea de destruir ademas de los ídolos, toda la literatura que los mayas poseían, más de 100,000 códices llenos de toda la sabiduría milenaria maya perecieron ante el fuego y solamente tres pudieron sobrevivir, los que se conocen como el códice de Dresde, el de Madrid y el de París.

POPOLVUH PORTADA

En fechas casi simultaneas con la barbarie de la quema de literatura Maya, se escribió un libro llamado el Popol Vuh o Popol Wuj que en Maya Quiché significa “Libro de la Comunidad”, una obra que relata la creación del hombre así como otros sucesos relacionados con la naturaleza y los mayas; dicha obra fue transcrita en español y quiché por el Fray Francisco Ximenez y fue por medio de esta transcripción que el mundo ha podido conocer de esta obra.

Hay serios debates entre la originalidad del libro ya que algunos argumentan que en efecto es la fiel historia de las creencias mayas milenarias plasmadas en papel y otros que sugieren que es una simple forma de adoptar y manipular las creencias mayas con el fin de cristianizarlas, dos bandos que exhiben sus puntos pero que no logran ni lograrán sustentar sus tesis de forma tal de develar el misterio acerca de la veracidad del Popol Vuh.

Considerando lo previo, les exponemos lo que fue la creación de la tierra y la humanidad de acuerdo al Popol Vuh, relato que guarda muchas similitudes con la secuencia de hechos que para los cristianos, musulmanes y judíos son una realidad.

…Primero todo era silencio, había mucha calma, no había nada que estuviera en pie en toda la faz de la tierra, solo existía el mar en reposo y un cielo apacible…

Todo era oscuro, solo Tepeu y Gucumatz (progenitores) estaban en el agua rodeados de claridad, ellos son los que disponen de la creación de árboles, bejucos, nacimiento de la vida y del hombre, y fue así como se formó el corazón del cielo.

Mediante su palabra ellos hicieron emerger la tierra, dijeron “tierra” y esta fue hecha, así sucesivamente surgieron el día y la noche, las montanas y valles, brotaron pinares, también se crearon las corrientes de agua y los arroyos corrieron libremente…

Luego crearon a los animales, los venados, pájaros, leones, tigres, serpientes, culebras, víboras, guardianes de los bejucos entre otros, los que fueron creados para cuidar a los árboles y a las plantas, los animales se dispersaron y se multiplicaron, pero los creadores les dieron sus moradas respectivas, mar, tierra o aire…

Luego los creadores les dijeron que hablaran para que alabaran a sus creadores (a ellos), pero estos animales no hablaban, solo emitían graznidos, chillaban o cacareaban. Entonces estos creadores los cambiaron de hogar porque no conseguían que los adoraran ni que los veneraran, hicieron un segundo intento pero estos tampoco hablaron y por lo tanto fueron condenados a ser comidos y matados…

Ante este fracaso de que los animales no los veneraban, ellos se dijeron que tenían que crear antes del amanecer algún ser que los venerara, por lo tanto quisieron hacer al hombre. Para esto tuvieron varios intentos:

El primer intento, hombres de barro pero como no se podían sostener, ni andar ni multiplicarse fueron destruidos…

El segundo intento fue con madera, hombres que si podían hablar y multiplicarse, pero carecían de memoria y por lo tanto no podían adorar a sus creadores ya que no se acordaban de ellos, no tenían entendimiento y caminaban sin rumbo, fueron los primeros hombres en habitar la tierra pero los creadores decidieron destruirlos con un diluvio y de los pocos sobrevivientes es que nacen los monos, seres que parecen hombres pero son incapaces de comportarse como tales…

El ultimo intento, seres hechos de maíz blanco y amarillo, con madera para hacerlos estables, con maíz rojo de donde salió la sangre…se crearon cuatro: Balam-Quitze, Balam-Acab, Mahucutah y Iqui-Balam.

Seres perfectos con enorme sabiduría, pero dicho entendimiento fue mermado por un soplo de niebla en los ojos para evitar se creyeran iguales a los creadores, una vez concluidos se creó a la mujer de igual forma que el hombre, y de ahí se obtuvieron seres capaces de alabar a los creadores, con sabiduría y entendimiento, capaces de reproducirse…

Un relato al respecto realizado por el Instituto Smitsoniano