Aquí está la prueba que Lempira existió, escrita por los españoles

El único prócer hondureño de raíz indígena se llama Lempira, personaje que se nos ha enseñado que se resistió con valentía ante los conquistadores españoles y que ofrendó su vida por la libertad de su pueblo, personaje que muchos han puesto en duda su existencia y que piensan que es un invento que busca crear un espíritu de identidad nacional.

Antes de hablar de Lempira, es conveniente comentar que a la llegada de los españoles, nuestro país estaba poblado por varios grupos étnicos como los mayas,  lencas, tolupanes, Miskitus, Pech y otros grupos nativos asentados en diferentes regiones, poco tiempo pasó para que los españoles aprovechando su poderío bélico y nublados por la ambición comenzaran a tomar por la fuerza los pueblos, las tierras y riquezas y haciendo de los indígenas sus esclavos y propiedades, sometimiento que en muchos sitios resultó relativamente fácil pero que en otros lugares solo fue posible lograrlo con una enorme cuota de sangre, dolor y vergüenza, es así que uno de los primeros reportes de resistencia indígena sucedió en el Valle de Sula cuando el Cacique Cicumba dio enorme lucha contra el poder de las tropas del conquistador Pedro de Alvarado, tropas que “tecnológicamente” hablando estaban mejor equipadas, pero carecían de la astucia, inteligencia y el coraje de nuestros antepasados; otro personaje es Copán Galel quién avergonzó a los españoles en el campo de batalla y finalmente fue derrotado gracias a la traición de uno de sus caciques menores, así como ellos, muchos otros indígenas que no dieron su brazo a torcer y defendieron a su pueblo y lo que fue suyo por siglos, hondureños que con sangre dejaron sus nombres inmortalizados, de todos ellos existen registros españoles que respaldan su existencia y que le dan validez a la “tradición oral de los pueblos”, de todos ellos habían pruebas de vida, menos de Lempira que paradójicamente es el símbolo de la resistencia indígena de los hondureños por excelencia, detalle que da validez a la duda de que si Lempira existió o no.

Mario Felipe Martínez Castillo

Mario Felipe Martínez Castillo

En la búsqueda de Lempira

Pasaron muchas décadas en duda hasta que el historiador nacional Mario Felipe Martínez Castillo se decidió a esclarecer el asunto de Lempira y para ello se fue a buscar documentos al Archivo General de Indias; su búsqueda se vería recompensada después de tres años al encontrar “La Probanza de Méritos” que comprueba la existencia de Lempira, documentos donde se describe el levantamiento Lenca ocurrido en la Provincia de Gracias a Dios, hoy departamento de Lempira.

Fragmento de la probanza de méritos de Rodrigo Ruíz

Evidencia de Lempira, fragmento de la probanza de méritos de Rodrigo Ruíz – Foto del Museo para La Identidad Nacional

Según la historia que nos han contado, se describe a Lempira como un magnífico estratega militar que comandó un ejército de 30,000 hombres y que por un periodo de seis meses mantuvo en zozobra a los ejércitos españoles comandados por don Francisco de Montejo, Adelantado de Yucatán, ellos ante la imposibilidad de vencerlo en el campo de batalla ingeniaron un macabro plan con el cual mediante la traición y el engaño le quitarían la vida al cacique Lempira, una trama que se hizo real cuando el jinete del caballo portaba una bandera blanca y otro escondido y armado con un arcabuz disparó una flecha con la cual Lempira acabó sus días, esa es la historia que nos han contado…

Pero el hallazgo de Mario Felipe Martínez Castillo encontrado en “La Probanza de Méritos” cuenta una historia diferente…

Para comenzar, el nombre no era Lempira, era Elempira y el lugar de lo sucesos fue específicamente en la provincia de Cerquín, en el manuscrito fechado en México el 18 de enero de 1558, el conquistador Rodrigo Ruíz describe que Elempira murió en combate contra él, indicando que Ruíz al vencerlo le cortó la cabeza al ya conocido líder de los lencas, su relato literalmente dice:

“yo el dicho Rodrigo Ruíz, como celoso del servicio de su Majestad, poniendo en peligro mi persona por evitar tanto mal como se esperaba, procuré entrar en el dicho escuadrón (con esto se refiere al grupo que acompañaba a Lempira) de los enemigos con mi espada y rodela (que era un escudo redondo y pequeño) y fui a la parte y lugar donde estaba animando a su gente el dicho capitán llamado ELEMPIRA, el que traía el vestido y las armas de los españoles que había matado y peleando con él, le maté y le corté la cabeza para llevársela al general”.

Lempira era un verdadero problema para los españoles y Ruíz al matarlo se aseguraba una buena recompensa en dinero o en tierras y para evidenciar su acto, llevó la cabeza de Lempira hasta Siguatepeque, lugar donde se encontraba precisamente el general a quien se refería en la carta, Francisco de Montejo, Adelantado de Yucatán.

Aunque el relato documental difiere con la historia que hemos aprendido en la escuela, no perdamos de vista la perspectiva del ganador, ¿le hubiera parecido atractiva y honorable la historia a los superiores de Ruíz al informar que fueron inútiles sus estrategias para vencerlo y que solo le quedó la opción de la traición?, claro que no, lo más heroico por supuesto fue haber dicho que mató al líder indígena cuerpo a cuerpo como todo un guerrero, una conclusión que cualquiera con 5 sentidos puede llegar…

Pero aunque las historias sean diferentes, lo importante es que Lempira no es un invento, sí existió, y fue un personaje que ofrendó su vida por nuestra gente y nuestra tierra, un ser que nunca más podrá ser puesto en duda, salvo por la ignorancia y falta de identidad.

6 Pensamientos

  1. Aida Matamoros 20 julio, 2016
  2. Leonel Marineros 20 julio, 2016
  3. Jose Hernan Pineda 20 julio, 2016
  4. AAA 20 julio, 2016
  5. JOAQUIN BALDEMAR aLVARADO 20 julio, 2016
  6. Leonel Marineros 29 agosto, 2016