Los Piratas que atacaron a la Fortaleza de San Fernando de Omoa

En tiempos de la colonia los territorios que hoy componen a Honduras fueron sitios de eternas pugnas y batallas entre los imperios europeos de la época, holandeses, españoles, ingleses y franceses, quienes además de pelear por riquezas llegaron a conquistar espacios importantes de nuestra geografía siendo los españoles los que lograron más tierras en comparación con los ingleses que tomaron para ellos toda la extensión de los departamentos de Gracias a Dios e Islas de la Bahía y una parte considerable de los actuales departamentos de Colón y Olancho.

Aunque las disputas eran entre reinos también existió el asedio de piratas que forman una parte importante dentro de la historia y uno de los espacios que fueron escenario de batallas encarnizadas fue precisamente la Fortaleza de San Fernando de Omoa de la cual les traemos datos muy interesantes…

En Honduras, a finales del siglo XVII, a la isla Guanaja y a Roatán se les consideró como nido de piratas, a tal punto que se habla de una reunión de piratas en 1683 en Roatán, al igual que la Isla del Cisne.

La construcción de la fortaleza de Omoa se inició en 1759 y fue “concluida” en 1775, aunque realmente nunca se terminó de construir, ya que para el 20 de octubre de 1779 la fortaleza cayó en manos de los ingleses por cerca de cinco semanas; según un manuscrito sobre Omoa de Juan Manuel Zapatero en 1792, la guarnición solo contaba con cien hombres, incluyendo oficiales, es decir que solo el 22% de su fuerza y solamente veinticinco de sesenta y nueve cañones estaban presentes y en buen estado; se contaba con aproximadamente 25% de las balas de cañón y un 12.5% de los mosquetes necesarios, carecían de plomo, piedra de chispa y pólvora.

Ese ataque de 1779 fue por tierra y mar, según las investigaciones de los colegas historiadores Manuel Aguilar y Sergio Palacios, el número de los invasores ascendía a 2,500 y un botín de tres millones de pesos tomados de los buques, finalmente los ingleses fueron expulsados de Omoa en 1782. Debido a lo inconcluso de esta obra había mucha infiltración de agua y se tuvieron que tirar al mar más de 45 quintales de pólvora mojada y vencida.

En el caso del fuerte de Trujillo conocido hoy en día como la de Santa Bárbara, fue invadida por varios piratas sobre todo holandeses en 1632, franceses en 1633, e ingleses entre 1672 a 1685; cabe destacar que, algunos de los piratas antes habían sido marinos de la real marina de Inglaterra, pero que por razones de indisciplina, etc., eran excluidos de estos ejércitos reales y al final, tomaban el camino más fácil y hacían uso de su experiencia a tal punto que algunos hasta eran nombrados capitanes de los barcos piratas.

Parker

Parker

Uno de los piratas famosos en Honduras fue William Parker quien saqueó las costas de la Española y de Honduras en 1578, otro fue Jean David – Nau, de origen francés también conocido como el Olones (1630–1669) y quien ganó su fama por su crueldad; las historias acerca de este personaje son muchas, al pasar por Yucatán fue atacado por los españoles aprovechando que su nave naufragó, todos sus hombres resultaron muertos excepto él, quien se libró porque se escondió entre los cadáveres, luego se disfrazó de español y regresó a la Isla Tortuga donde robó un barco para asaltar Cuba.

 

Jean David – Nau (pirata francés)

Jean David – Nau (pirata francés)

Jean David – Nau, en 1667 organizó una expedición rumbo a Maracaibo, destruyó el fuerte logrando un botín de 260,000 piezas de oro y además lingotes de plata, luego siguió por las costas de Nicaragua y durante el ataque de San Pedro, mató a muchos españoles, a unos les extrajo el corazón y lo masticó frente a sus compañeros; su fin llegó en Honduras, cuando su barco se quedó encallado en un banco de arena en Omoa, luego construyó otro barco en seis meses pero fue capturado por un grupo de nativos de Darién en Panamá y murió siendo devorado vivo por los caníbales de Darién.

 
Para finalizar con el caso de la fortaleza de San Fernando de Omoa, en 1820, esta se defendió con éxito contra el mercenario Luis Aury, la barrera natural de manglares al norte de la fortaleza y la colocación estratégica de los cañones fuera de ella contrarrestó la acción de los atacantes y los desanimó a seguir luchando; después de la independencia de septiembre 1821 la bandera española flameó en la parte sur de la fortaleza, ya que las noticias de independencia llegaron a Omoa un mes después de ese año.

 

Foto de portada de Fiama Thumann

Lea más en AngelFire

 

2 Pensamientos

  1. Ever lara 28 enero, 2016
  2. SDP 28 enero, 2016