No eran tres, no eran magos y tampoco reyes – Datos curiosos

En nuestro país se celebra la tradición cristiana de los Reyes Magos, un evento que la mayor parte de hondureños ha compartido con los suyos pero que merece sean conocidos ciertos detalles ocultos para la mayoría.

No eran magos, no eran tres, ni eran reyes

No eran magos, no eran tres, ni eran reyes

Lo que dicen las escrituras

De los evangelios, únicamente en el de Mateo se menciona la presencia de los “magos de oriente”, sin mencionar el número de ellos pero sí describiendo los regalos que llevaban, oro, mirra e incienso, punto.

No eran magos, no eran tres, ni eran reyes

La tradición dicta que Gaspar, Melchor y Baltasar, eran reyes magos que llegaron de oriente para adorar y llevar regalos al niño Jesús; todo el párrafo previo simplemente no se apega a las sagradas escrituras.

Comencemos con el título de magos, magos en el tiempo que fueron escritos los evangelios no se refería a practicantes de hechicería, hacedor de trucos o algo parecido, mago era el equivalente a ‘hombre sabio’ o, más específicamente, hombres de ciencia, es decir que lo más apropiado sería decir “Sabios”

Sobre el número de ellos, en las escrituras no se menciona la cantidad de personas pero sí se mencionan  3 regalos, y fue así que la gente asoció la cantidad de regalos a un número de personas.

En las escrituras no se mencionan nombres, ni razas, ni procedencia específica, y fue hasta el siglo VI que se les comenzó a llamar reyes y se les llamó Gaspar, Melchior, Balthassar, esto se originó a raíz de una imagen de la iglesia de San Apolinar Nuovo, en Rávena (Italia). El friso de la imagen está decorado con mosaicos que representan la procesión de las Vírgenes. Esta procesión está conducida por tres personajes vestidos a la moda persa, tocados con un gorro frigio y su actitud es la de ir a ofrecer lo que llevan en las manos a la Virgen que está sentada en un trono y tiene al Niño en su rodilla izquierda. Encima de sus cabezas se pueden leer por primera vez los tres nombres, de derecha a izquierda: Gaspar, Melchior, Balthassar.

Otro detalle curioso es que en las representaciones gráficas se les coloca como miembros de las tres razas conocidas en la antigüedad, representantes de las tres edades del hombre y representantes de los tres continentes (Asia, África y Europa).

Pese a que los detalles no son reales, es una hermosa tradición y tiene un sentimiento claro de adoración de las personas más privilegiadas en conocimiento y poder que se arrodillaron ante el Salvador del Mundo que acababa de nacer.

 

 

 

 

One Response

  1. Mauricio Velasquez 6 enero, 2017