La Moskitia, lo primero que debe saber

Para un citadino ir a un parque nacional es toda una aventura, ahora imagine lo que significa lograr conocer la Moskitia y toda la riqueza natural que tiene en sus entrañas y es por ello que a partir de hoy le estaremos presentando una serie de reportajes que echarán por el piso algunos mitos y al rato le impulsan a darse el gusto de ir a la segunda selva tropical más grande de toda América.

La riqueza de la Moskitia es resaltada por National Geographic

La riqueza de la Moskitia es resaltada por National Geographic

Para la mayoría, cuando le mencionan la Moskitia, el primer pensamiento que se les viene es que es pura selva y es una de las equivocaciones más frecuentes sobre esta zona del país, la Moskitia está compuesta por varios ecosistemas entrelazados entre sí, humedales que se convierten en enormes sabanas cuando el agua se seca y donde apenas pueden verse arbustos mayores, hay también extensas áreas de bosque de mangle alrededor de ríos y lagunas, oasis de árboles maderables que sorprende al verlos en medio de las praderas, extensas áreas costeras donde encontrarse con playas de varios kilómetros es lo más común y por supuesto selvas de árboles de hoja ancha y maderables.

Oasis de árboles en medio de praderas

Oasis de árboles en medio de praderas

¿Cómo es la temperatura de la Moskitia?

Una de las cosas que más me llamó la atención es el cambio de temperaturas que se pueden experimentar, en términos generales la humedad del ambiente es enorme y es comprensible por la gran cantidad de agua que existe, hay agua por todos lados, la temperatura cambia en la medida que se acerca a las costas donde hay más calor pero en el interior de las áreas de selva la temperatura cambia en cuestión de horas, desde un calor y humedad abrumadora hasta temperaturas sumamente frescas que en la noche le hacen buscar las sábanas, ¿y si pregunta si hay zancudos? pues le diré que sí, especialmente en las zonas de humedales donde un repelente es quizá su mejor accesorio de viaje.

Es así que prepare su ropa más ligera pero no olvide que si anda en pantalones muy cortos los mosquitos y otros insectos podrán darse gusto por lo que lo más recomendable es usar jeans o pantalones “jungla” que son ligeros y frescos pero le protegen la piel, conste que la gringada por lo general usa pantalones tipo bermudas y es por ello que andan las piernas todas picadas pero eso es ya cuestión de gustos; lo previo es para cuando viaje entre comunidades o en las zonas selváticas, pero si va a Puerto Lempira vístase como si fuera a Tela pero recuerde que las calles no son pavimentadas y además llueve frecuentemente por lo que sus zapatos deben cubrir sus pies, si quiere.

Viajar en pipante, toda una experiencia - Foto de JF Travieso

Viajar en pipante, toda una experiencia – Foto de JF Travieso

Movilizarse hacia y en la Moskitia

El tema hay que abordarlo desde diferentes perspectivas, llegar desde el resto del país a ese maravilloso lugar es la parte “más fácil” de resolver ya que lo único que ocupa es dinero porque el pasaje aéreo no es barato y existen líneas aéreas que le llevarán a Puerto Lempira, cabecera del departamento y a Palacios, nombre castellano del antiguo bastión inglés llamado “Black River“; es muy interesante ver que muchos de los pasajeros son personas de todas partes del mundo que llegan a “la moski” con deseos de experimentar turismo de aventura la que comienza desde el primer momento en que se pone pie en tierra miskita.

Afortunadamente no existen carreteras que le puedan llevar desde la red vial nacional hasta esa zona, afortunadamente porque el impacto ecológico que tendría sería devastador además del que el hombre “civilizado” ya realiza en la zona.

Agua por todos lados - Foto de Tablada Montes de Oca

Agua por todos lados – Foto de Tablada Montes de Oca

Pero si piensa que movilizarse dentro de la Moskitia es difícil, está equivocado, en las zonas habitadas la bicicleta es un arma poderosa, no hay buses de ruta claro, así es que pedaleando se puede movilizar tranquilamente, ahora, lo mejor está en la forma como los residentes de la moski aprovechan los recursos y transforman el agua en autopistas interminables por donde llega a cualquier lado, bueno no a todos.

El traslado de bienes y personas es toda una aventura, existen lanchas como pequeños ferrys donde “encaraman” hasta carros 4×4, pero lo más seguro es que le tocará viajar en los famosos pipantes, que son largas canoas producto del tallado de enormes troncos de árboles y donde deberá permanecer sentado en un estrecho espacio que le pondrá a centímetros del agua de los ríos y lagunas, viajes que quizá pueden ser de unos minutos hasta varias horas dependiendo de la distancia y si va a favor o en contra de la corriente.

La foto es de youtube porque del susto se me olvidó llevaba cámara

La foto es de youtube porque del susto se me olvidó que llevaba cámara

Me acuerdo que en uno de los viajes que realicé con mis amigos Alex y Mario, navegando por una serie de pequeños ríos zigzagueantes que son tan comunes en la zona, Alex de muy inocente le preguntó al conductor de la lancha con motor fuera de borda que por qué no había perros “callejeros” así como en la mayoría de los pueblos de Honduras, el tipo detuvo y elevó el motor porque llegabamos a una zona de muy poca profundidad y le contestó:

es que estos perros son papos porque se ponen a beber agua en los ríos y ahí es cuando se los hartan los cocodrilos”, por eso los que hay permanecen amarrados o encerrados

Así como película, nos quedamos viendo los tres y como la lancha estaba detenida pudimos ver que en las riberas del riachuelo había por lo menos media docena de cocodrilos o caimanes con las bocas abiertas tomando sol, yo en ese momento hasta enterré las uñas en la madera de mi asiento, definitivamente no me quería caer de la lancha.

Esos recorridos en los ríos son una oportunidad de oro para los amantes de las aves, si usted viaja en embarcaciones que son movidas con unas varas que los “comandantes” de canoa colocan sobre el fondo del río para impulsarse o bien en embarcaciones de remos, tendrá la suerte de que al acercarse a las riberas podrá observar muy de cerca a decenas de aves, las que al percatarse de su presencia emprenden vuelo, aves de todos colores, grandes y pequeñas, es así que lleve su cámara lista porque son oportunidades únicas en la vida.