No basta con quejarse, hay mucho que hacer, la historia ejemplar de René

Se ha convertido en una muy mala experiencia en las redes sociales y en la calle, el hecho que un sector se dedica únicamente a quejarse, juzgar, señalar, acusar y a mostrar un enorme desprecio por el prójimo y su país, sin hacer absolutamente nada tangible y concreto para cambiar lo que les aqueja, acción que a cualquier observador le haría pensar que ese es el perfil del hondureño en general, un juicio lógico al ver que se repite más ese flagelo que ese otro lado de la moneda que nos identifica a la mayoría y que casi no se ve ni se escucha con viralidad, historias de superación, honor, lucha digna, trabajo y honestidad abundan y lamentablemente los éxitos de ciudadanos ejemplares pasan desapercibidos, es por ello que les compartimos la experiencia de Arnaldo René, un joven emprendedor que bien pudo dedicarse a nutrir su corazón de odio al ser victima de un asalto que le privó de un ojo, hecho lamentable a todas luces pero que no fue razón suficiente para evitar que se dedicara a luchar por el prójimo.
1
Arnaldo René Díaz Bonilla, tiene 25 años de edad y vive en La Ciudad de La Ceiba donde estudia el cuarto año de la carrera de Administración de Empresas en el Centro Universitario Regional del Litoral Atlántico (CURLA-UNAH), un talentoso hondureño con mucha empatía por los demás jóvenes del país y quien desde hace varios años participa como integrante activo de diferentes organizaciones juveniles trabajando como voluntario por el desarrollo y bienestar de la juventud hondureña.
2
En su corta vida ha sido capacitado y formado por diferentes organizaciones e instituciones, todas con enfoque en la promoción y defensa de los Derechos Humanos, miembro de la “Plataforma Nacional de Adolescentes y Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos en Honduras”, integrante también de otras organizaciones como “Jóvenes Contra la Violencia Honduras”, Asociación de Becarios ASEBEP-CURLA y El Centro de Desarrollo Humano (CDH), entre otras, una formación que le ha servido para consolidar su perspectiva, su patrón de vida y comportamiento.

UN SUEÑO PARA SERVIR SE HACE REALIDAD

Sorteando un sin número de dificultades, Arnaldo se encuentra viviendo una historia especial en el programa Balloon Chile, el cual tiene por objetivo fomentar y desarrollar el emprendimiento en comunidades a través del traspaso de herramientas y metodologías de innovación formando agentes de cambio y líderes sociales.
En dicho evento, Arnaldo René ya es un “FellowsBalloon” y es parte de esta noble experiencia en donde jóvenes profesionales de todo el mundo pueden vivir la misma práctica, formándose junto a grandes profesionales y expertos en herramientas de innovación, y luego replicarlos con microempresarios chilenos de recursos limitados.
Balloon es una organización que opera en 7 países, Chile, Argentina, México, Ghana, Uganda, Kenia y Filipinas, y ha trabajado con más de 2,250 emprendedores a lo largo del mundo, ha contado con la participación de más de 345 jóvenes de 45 países, que prometen seguir combatiendo la pobreza, mediante el potenciamiento de emprendimientos locales, especialmente en América Latina, donde habitan las poblaciones más pobres del mundo, entre ellos Honduras uno de los países más desigualdad en la región pero con la confianza en el poder de la juventud para cambiar esta realidad.
Pronto Arnaldo René regresará a nuestra patria con más ímpetu y experiencias para replicar con sus compatriotas, el deseo de un joven en sacrificarse por el prójimo aunque haya sido víctima de el, que mejor ejemplo de calidad humana que distinguen a Arnaldo René Díaz Bonilla, a su familia y a todo un pueblo noble que no se dedica solo a quejarse y que mediante el trabajo puede lograr cambios, un joven que es todo un orgullo de Honduras.
Colaboración de Yanci Munguia

4 Pensamientos

  1. Elizabeth Henriquez 1 julio, 2016
  2. patricia huerta 4 julio, 2016
  3. Adanelis Escobar 10 agosto, 2016
  4. Evelyn 18 septiembre, 2016