No dejemos nos utilicen como medio para difundir miedo y mentiras…

Costumbre, deseo de vender a cualquier costo, falta de escrúpulos y mucho más es la tónica que muchos de nuestros medios de comunicación utilizan a diario, todo se resume en dos palabras, amarillismo y nota roja, las que generan una difusión  compulsiva de actos que muchas veces son reales pero que son magnificados y “adornados” a propósito con el objeto que se conviertan en virales, eso es de todos los días y al menos por el momento no hay forma de controlarlos.

Podríamos pasar horas hablando del tema, pero en esta ocasión y como no es usual tocaremos un punto particular y es el “asunto de las rubias”, una incontrolable cadena de especulaciones que se originaron en un medio de comunicación capitalino y que se regó como pólvora al punto que nacional e internacionalmente para todos es una realidad que en ciertas ciudades de Honduras, “Las rubias son prohibidas“, a partir de la publicación de ese medio, se inició una cadena de rumores donde todo mundo dice que “un amigo o una amiga me contó”, “dicen que en tal sitio llegaron los antisociales y advirtieron a las rubias que se tiñeran el pelo” y miles de conjeturas que muchos hacen realidad y que algunos medios persisten en difundir.

Para nadie es desconocido que los grupos denominados como Maras operan en casi todos los países de América y algunos de Europa, grupos que se formaron en los Estados Unidos y que poco a poco se han ido diseminando en todos nuestros países, grupos internacionales altamente organizados que manejan estricta disciplina y controles en sus operaciones, y que no pierden el objetivo de sus organizaciones.

Hace un par de días en El Salvador y en ocasión de la beatificación de Monseñor Romero, todas las Maras de ese país se unieron decretando una tregua para permitir que el pueblo salvadoreño pudiera acompañar en paz los actos de beatificación, una tregua real que se cumplió tal como fue pactada, pero gracias al amarillismo de algunos medios de comunicación fue ensombrecida por el rumor de que también en El Salvador las “Rubias fueron Prohibidas” y ante lo cual dichos grupos en alianza hicieron el siguiente comunicado público donde categóricamente desmienten que dicha amenaza sea  real, se acusa directamente al amarillismo de la prensa hondureña que es en resumidas cuentas la responsable de la zozobra de lo que muchos viven y creen.

Estas organizaciones no operan como grupos aislados, obedecen estrategias bien trazadas y todas dependen de una matriz, es así que tal como dice el comunicado “ninguna de sus estructuras” habla más que cualquier opinión que es resultado del amarillismo de inescrupulosos que hoy ven el daño producido y tratan de enmendarlo.

Nuestra moraleja y aprendizaje, no todo lo que aparece en esos medios es cierto, no merece ser ni considerado y peor difundido; eso es para los pensantes, lamentablemente muchos continuaran siendo voceros y eco de un “me contaron”, “de un me dijeron”, ecos de un medio maquiavelico de poca monta.

 

 

salv

2 Pensamientos

  1. reyna cristina rodriguez 28 mayo, 2015
  2. Rosario Vasquez 28 mayo, 2015