Los mayas comían perros y no tomaban leche

Hoy en día en la mayoría de países de América, la dieta diaria es una mezcla de costumbres gastronómicas europeas unidas a antiguas tradiciones indígenas, se nos invita a tomar leche para tener huesos y dientes sanos y también se excluye el consumo de la carne de los perros, eso es ahora…

 

Escena de alimentación de los mayas en Calakmul

Escena de alimentación de los mayas en Calakmul

Según restos humanos encontrados, los antiguos mayas eran personas relativamente pequeñas en comparación con los estándares actuales, los hombres cuando mucho medían 1.60 metros de altura y las mujeres 1.50, personas de contextura robusta de quienes no se tienen dudas de su capacidad física ya que además de recorrer a pie enormes distancias, hacían gala de su fortaleza.

No tomaban leche

Contrario a lo que se nos ha enseñado que tomar leche de vaca es una de las fuentes primordiales de calcio, en el tiempo de los mayas antiguos eso no era posible porque no tenían ganado de donde extraer la leche, pero ¿cómo es que sus dientes eran relucientes y sus huesos tan fuertes?.

La dieta básica del Maya estaba ligada al consumo del maíz en donde las tortillas eran preparadas con maíz remojado en cal previo a la molienda y de ahí obtenían la mayor parte del calcio que ocupaban.

Perros mayas encontrados en Colima, México

Perros mayas encontrados en Colima, México

Aparte de los derivados del maíz, los mayas incluían en su dieta vegetales de todo tipo, carne de perro, paloma, pavo, pato, conejo, mono, tapir, armadillo y otros animales.

También comían perros

La idealización de los animales domésticos es un concepto muy europeo y aunque los mayas también les apreciaban, su consumo tenía un carácter ritual, los engordaban y eran sacrificados en ritos, el perro sirvió de representación de dioses y cumplió una importante función de compañero del hombre después de la muerte. En algunos sitios mayas se han encontrado entierros con perros que datan de más de cinco mil años de antigüedad, y se supone que esto se hacía para que el perro guiase a su dueño en los caminos del inframundo.

El perro es el animal que sustituyó al hombre en los sacrificios sangrientos de los mayas y nahuas, porque es el animal por excelencia del hombre y, por tanto, el que puede representarlo ante los dioses

 

La noticia de que los chinos vendían carne de perro causó mucha conmoción, por eso es que “no hay que tirar piedras hacia arriba cuando se tiene techo de vidrio”