¿De donde viene la tradición de la quema del año viejo?

Cuando tenemos una duda buscamos en internet y todas las publicaciones sobre la quema de monigotes, muñecos o pichingos de año viejo dicen que es una tradición española, sin embargo al querer indagar más encontramos que ninguna de las páginas de España consultadas siquiera mencionan la quema del muñeco y cuando lo hacen dicen que es una tradición latinoamericana.

Dentro de las tradiciones españolas de “Año Viejo” lo más cercano que hemos podido encontrar es la quema de hogueras, una pila de madera o cartón que simboliza lo que se queda en el año viejo, la ausencia de información de los españoles nos lleva a concluir que es una tradición latinoamericana.

Quema de hogueras de Año Viejo en España

Quema de hogueras de Año Viejo en España

EL Muñeco de Año viejo

Lo que sí hemos encontrado en abundancia es que en algunas naciones de latinoamérica si se queman muñecos del año viejo, en especial el sur de México, Nicaragua, Honduras, Panamá, Venezuela, Colombia, Ecuador, Argentina y Uruguay.

Del contenido encontrado, lo único que parece ser real es que es una costumbre latinoamericana que podría tener como origen el deseo de los nativos de representar a los españoles ya que originalmente los muñecos eran de “piel blanca y ojos claros”; sea como sea es una tradición de varios cientos de años en nuestros pueblos.

La quema del año viejo en Honduras

La tradición es muy diferente en los pueblos del interior y las ciudades ya que en estas últimas la imagen de los muñecos casi siempre está asociada a política por lo que todos los presidentes del país han sido representados y quemados al igual que personajes que la sociedad considera funestos, esta costumbre de representar a líderes políticos no es excluyente de los del extranjero ya que en años previos fue quemado Hugo Chávez y según una entrevista que realizara Hoy Mismo una de las imágenes más demandadas este año es la de Donald Trump.

chavez

En el interior el concepto es el mismo, sin embargo la imagen por lo general simboliza a un viejo al cual le “adornan” con alguna botella de guaro y barba blanca.

El simbolismo es obvio ya que la quema pretende dejar atrás y quemar todo aquello que no fue bueno en el año por concluir.