El impresionante San Juancito, restos de años de opulencia

Un lugar que de una simple comunidad se transformó en un emporio de crecimiento en Centroamérica fue San Juancito, pueblo localizado a solo 45 kilómetros de Tegucigalpa y ubicado sobre montañas de inmensa riqueza, los minerales de San Juancito.

San Juancito Foto por Byron Valladares

San Juancito – Foto por Byron Valladares

Al igual que muchos sitios de explotación minera en el mundo, San Juancito pasó de un emporio de desarrollo a una comunidad olvidada y casi un pueblo fantasma.

El inicio de una corta historia

Lo que quizá fuera un caserío comenzó a cobrar importancia en 1880 con la instalación de la compañía minera The New York & Honduras Rosario Mining Company, año que también fue trasladada la Capital de Honduras desde Comayagua a Tegucigalpa por el mandatario Dr. Marco Aurelio Soto, decisión que se hizo creer era por asuntos familiares pero finalmente se ha concluido que fue por intereses en la explotación minera del Rosario.

San Juancito - Foto de OnceNoticias

San Juancito – Foto de Once Noticias

Montañas escarpadas serían testigo de un enorme movimiento comercial donde se tuvieron comodidades que ni Tegucigalpa ni otras capitales de Centroamérica soñaban.

San Juancito, un emporio de progreso

A 2 kilómetros del centro de San Juancito se encontraba una mina sin explotar propiedad de Marco Aurelio Soto y del General Enrique Gutierrez, y para saber sobre el potencial de la mina se contrató a C.O Wederkinch, quien reportó que en una exploración al sitio había encontrado una veta de casi un metro de ancho con un promedio de 1.5 onzas de oro y 8 onzas de plata por tonelada, cantidad más que atractiva para la explotación y lo que se considera el detonante para el desarrollo económico de ese lugar.

Obreros y técnicos de muchas naciones llegaron - Foto de Once Noticias

Obreros y técnicos de muchas naciones llegaron – Foto de Once Noticias

Fue así que desde 1880 hasta 1954, pasó de un simple pueblo a un emporio de desarrollo donde se estima que la población pudo llegar a más de los 30,000 habitantes entre nacionales y extranjeros; tiempo en que se establecieron empresas, comercios y otros.

Primera Planta Hidroeléctrica

Primera Planta Hidroeléctrica

La explotación requería energía eléctrica, y fue de esa manera que se instaló la primera Planta Hidroeléctrica de Honduras y de igual forma las torres que trasladaban la energía a las minas en 1888.

La primera torre de energía de una central hidroeléctrica en San Juancito, zona minera de oro y plata en Honduras alrededor de 1.888 - Foto de Wikiwand

La primera torre de energía de la central hidroeléctrica – Foto de Wikiwand

Al contar con energía eléctrica fue posible el establecimiento de otras “Maravillas Modernas” como la primera embotelladora de refrescos carbonatados, propiedad del empresario de origen chino don Federico Yu-Shan; el primer cine de Honduras llamado “Teatro América” y propiedad de don Alfredo Hurst y otro tipo de instalaciones exclusivas para el personal extranjero donde se cuenta un boliche, el Club de la Sociedad Minera La Fraternidad”, donde asistían las personas de la alta sociedad de ese entonces y personas con invitación, negocio fundado por el señor Evans Ravineau.

También habían espacios reservados para las clases inferiores, el Salón Minerva al que asistía el pueblo común, el Salón Lempira o “Rosquillero” ubicado en la zona del mercado y otros.

Un pueblo que hay que visitar

Una vez la empresa se retiró, la comunidad fue decayendo, aquellos años donde la riqueza y opulencia reinaban ya se habían ido, hoy, San Juancito tiene un atractivo especial y es poder andar por sus calles y apreciar en sus casas y establecimientos rasgos inconfundibles de tiempos de oro, con una ventaja adicional, la zona es literalmente un paraíso natural donde todos encontrarán razones para volver.

Lea más interesantes detalles en este artículo de Oscar Osorio.