Tegucigalpa no fue fundada, fue reconocida que es distinto

Las evidencias documentales españolas demuestran que existía un procedimiento para la fundación de comunidades en el nuevo mundo, tal proceso no se realizó en Tegucigalpa porque no fue fundada, fue reconocida años más tarde de su existencia como sitio español.

Vista de Tegucigalpa en el siglo XIX

Vista de Tegucigalpa en el siglo XIX

Para fundar ciudades los españoles requerían

Fundar una ciudad no era cosa de llegar a un sitio y decir aquí la fundé, de hecho existía un serio protocolo el cual debía cumplirse para que legalmente se llegara a decir que cierta comunidad estaba fundada, los pasos se resumen en:

AUTORIDAD: fundar una ciudad no estaba al alcance de cualquier español. Era facultad del Capitán General o del Gobernador.

PODER MILITAR:  desde el punto de vista de la Corona, toda ciudad por fundar debía ser un puesto de avanzada militar que indicara posesión, un reducto de vecinos armados dispuestos a defender la población; y un centro de irradiación cultural y religiosa, lo que se traduce en una plaza, el cabildo e iglesia, más la organización de vecinos.

BONDADES DEL LUGAR: habían varios criterios, debía elegirse lugares cómodos, con buenas entradas y salidas que permitiera la comunicación; con pastos y tierras adyacentes aptas para sembrar, y con abundancia de agua, o bien la existencia de riquezas naturales a beneficio de la Corona.

VECINDAD: un pregón debía convocar a los soldados que desearan inscribirse como vecinos. Por lo menos, debía haber treinta vecinos para fundar una ciudad, la estructura social era conformada por los vecinos, moradores (que tenían casa de morada mas no indios encomenderos); estantes (los que vivían en casa ajena); y pasantes (los forasteros viajantes).

TRAZADO: el diseño en cuadricula o en damero de las ciudades construidas por los españoles tenia claros antecedentes medievales, y era el que debía prevalecer. El trazado de las plazas, calles y manzanas se hacía a cordel. Cada manzana se dividía en cuatro solares, que se repartían entre los vecinos y las órdenes religiosas. En el rectángulo principal se ubicaba la Plaza de Armas o Plaza Mayor, y alrededor se situaban los edificios principales: la catedral, la casa de gobierno y el cabildo (hoy los municipios).

ACTA DE FUNDACIÓN: era un documento en el que se anotaban todos los datos referentes a la fundación y el nombre de los vecinos fundadores. El capitán fundador, el sacerdote y los testigos que asistían a la ceremonia firmaban el acta. El documento se cerraba y con el se abría el primer libro de cabildo.

CEREMONIA DE FUNDACIÓN: consistía esta en redactar el Acta, asistir a una Misa Solemne y proceder a la nominación de la ciudad. Generalmente los españoles rebautizaron las ciudades con nombres de ciudades españolas, añadiéndoles el de un santo o santa a cuya advocación se ponía la ciudad. En algunos casos, se respetaron los nombres indígenas.

TÍTULOS HONORÍFICOS:  los Reyes solían otorgar a las ciudades títulos honoríficos, que se inscribían en el escudo de armas. Por ejemplo, “Muy noble”, “Leal Ciudad”, etc.

La Iglesia San Francisco es la más antigua de Tegucigalpa, fundada en 1735

La Iglesia San Francisco es la más antigua de Tegucigalpa, construida en 1735

Tegucigalpa nunca fue fundada

Según investigaciones realizadas por el laureado historiador hondureño Mario Felipe Martínez se demostró que no existe acta de fundación de Tegucigalpa, fecha que se ha fijado en el 29 de septiembre de 1578, tal fecha según los registros corresponde a una referencia realizada al Rey de España donde se le manifiesta que “hará cosa de 12 a 15 años que descubrieron unas minas de plata a que llaman Tegucigalpa”, anotación y referencia realizada entre 1574 y 1577, lo que concluye que Tegucigalpa existiría para los españoles en fechas entre 1562 o 1559, existencia No fundación.

Tegucigalpa nunca fue fundada, solo se desarrolló

Tegucigalpa nunca fue fundada, solo se desarrolló

Lo que si ocurrió el 22 de junio de 1579 fue la expedición del título de Alcalde Mayor de Real de Minas de Tegucigalpa a Juan de la Cueva por parte del Gobernador de Guatemala, licenciado García de Valverde.

Más evidencias que ponen en duda su fundación

Asumiendo que el acta se haya extraviado y siguiendo los pasos establecidos por la Corona Española para la fundación de una ciudad, deberían existir evidencias físicas o recuerdos de ellas, veamos como está la cosa siguiendo tales pistas…

Según lo publicado por don Nahum Valladares y Valladares, en su articulo “Viejos templos católicos de la capital”, el primer templo católico que existió al establecerse Real de Minas, fue la ermita de los nativos que se levantó rústicamente allá por el año de 1579 en la zona de Los Dolores y donde algunos suponen se puso la primera piedra en 1732  para que finalmente se construyera la iglesia actual, lo que es uno de los requisitos y faltaría el Ayuntamiento del cual no se tiene registro alguno.

El primer centro histórico documentado de lo que hoy es Tegucigalpa se localiza en el actual Barrio La Leona y las faldas del cerro que lo soporta, en tal zona superior no existe ni ha existido una iglesia y tampoco un cabildo lo que es congruente con lo descubierto por Mario Felipe Martínez.

Siguiéndole la pista a las iglesias y pasando la de Los Dolores, la más antigua edificación que se encuentra en Tegucigalpa es la de San Francisco, en lo que fue el segundo centro histórico de Tegucigalpa, la iglesia fue construida en 1735 es decir 156 años después de la supuesta fundación, tiempo suficiente para también construir el Cabildo y la Plaza, las que tampoco existen.

Lo que conocemos como Centro, donde se encuentra la Catedral, la Plaza y el Cabildo, o sea toda la estructura gubernamental requerida para que se hiciera una fundación, corresponden al quinto centro histórico de la capital, después de La Leona, la zona del Parque Valle, La Merced y Los Dolores, es por ello que la iglesia catedral actual fue construida en 1765, o sea 187 años después de la supuesta fundación.

Sea como sea, fundada o no fundada, se considera el 29 de septiembre de 1578 como fecha del nacimiento de nuestra capital, y en ese caso, felicidades.