Las Tortugas Golfinas y su santuario del Sur

Las Tortugas Golfinas son solo una de las especies que se pueden encontrar en Honduras, esta en particular estuvo luchando sola en contra de la extinción pero con los años son miles los humanos que se preocupan por ellas, las cuidan y protegen, una satisfacción infinita.

Tortugas golfinas y sus aliados humanos

Las tortugas golfinas listas para irse – Foto de Carlos Rubio

Tortugas con humanos como aliados

Por mucho tiempo los hondureños en su mayoría veían a las tortugas solamente como fuente de huevos para consumo, con el tiempo la sociedad ha ido entendiendo de la importancia de la preservación de la especie y existen varias iniciativas que se dedican a la protección de los huevos y tortugas recién nacidas.

Las tortugas regresan a dejar sus huevos en el mismo sitio donde nacieron y en Marcovia, Choluteca, esto se repite año con año, aprovechando esto en dicho lugar se ha establecido desde el 2008 el Centro de Conservación e Investigación de la Tortuga Marina “El Venado“, donde se cuentan por miles los huevos que han sido custodiados y preservados y de donde han nacido miles de tortugas que de nuevo regresan al mar.

Listas para irse al mar

Listas para irse al mar – Foto de Carlos Rubio

Aunque los esfuerzos son enormes y son miles los ciudadanos que apoyan las causas de protección, desafortunadamente existe un sector de la población que sigue consumiendo los huevos, aunque su volumen decae año con año, no será hasta que toda población deje de consumirlos el momento en que la tortuga marina esté completamente a salvo en nuestro país, es así que la lucha continúa.

Recompensas del viaje

Recompensas del viaje – Foto de Angel F. Chavez

Recompensas del viaje a Marcovia

Esta tarea de cuidado no es fácil y exige enorme vigilancia y desvelo, pero esto tiene recompensas adicionales a la satisfacción de saber que se está haciendo algo bueno, se tiene la oportunidad de acampar en lugares de inmensa belleza donde la música del silencio es interpretada por cientos de aves.

Noches de estrellas son otra recompensa - Foto de Carlos Rubio

Noches de estrellas son otra recompensa – Foto de Carlos Rubio

En el día y en la noche la recompensa es infinita en esta tarea de protección, este año se liberaron 30,000 tortugas y esperamos que el próximo año usted sea parte del ejercito de protectores que llegan así como las tortugas, año con año.

Fotos de Carlos Rubio

Y para que se anime le compartimos este video de Carlos Membreño tomado precisamente este año.