Un héroe que podría salvar los arrecifes del Caribe vive en Honduras

En casi todos los escenarios existen héroes y villanos, y en Honduras hay un pequeño héroe que podría ayudar a salvar los arrecifes del Caribe. diadema_antillarum

Hablamos del “Diadema antillarum” conocido como “Erizo Negro de Mar” un ser marino que fue casi aniquilado por una epidemia en 1983 y que en Honduras se reproduce de una forma sorprendente.

¿Qué hace especial a esta especie de erizo y a Honduras?

Haciendo una analogía terrestre, en los sitios donde pastan ovejas el pasto se mantiene a ras de suelo ya que dichos animales se encargan de comerlo, no exterminan el pasto pero mantienen su crecimiento controlado; dentro del mar y sobre los arrecifes sucede algo bastante similar, las algas siempre están presentes y crecen a una enorme velocidad en comparación al crecimiento del coral mismo, en este caso los erizos hacen el papel de las ovejas ya que consumen todas las algas de forma que el coral tiene la capacidad de oxigenarse y crecer.

Antes de 1983 casi todos los arrecifes del Caribe podían considerarse “sanos” pero después de ese año en el cual una epidemia prácticamente aniquiló a los erizos, las algas crecieron sin control convirtiendo extensas áreas de coral vivo en tristes escenarios grises de coral muerto, la densidad de población antes de 1983 era de un erizo por metro cuadrado algo que cambió al punto de llegar a cero.

tela

Para fortuna del mundo en años recientes se descubrió el Banco de Arrecifes Capiro justo en el centro de la bahía de Tela, un sitio de abundante vida donde la cobertura de coral vivo es del 70% cuando en el resto del Caribe los arrecifes solo cuentan con un 19%, un lugar que pronto se convirtió en uno de los dos únicos arrecifes vírgenes de dicho mar, los que se encuentran en Honduras.

La sorpresa y alegría mundial vino acompañada de otra agradable noticia, el arrecife está lleno de erizos de mar con una densidad de 15 erizos por metro cuadrado, es decir 15 veces la cantidad que existía antes que la plaga matara a las poblaciones en 1983, tasa de población sorprendente y considerada toda una rareza en el mar.

Este hallazgo hizo que la comunidad científica se interesara para tratar de entender las razones de la supervivencia y abundancia del erizo para tratar de replicar las condiciones en el resto del Caribe ayudando así a restablecer la vida y color que antaño era factor común y que hoy solo en Honduras puede observarse.

Honduras un país que es sinónimo de vida y esperanza para los mares del mundo.

Conozca más sobre los trabajos de investigación en Tela Marine Research Center.

Vea este video que le ayudará a entender la importancia de los erizos en el balance ecológico de los arrecifes.