Un trotamundo que cree que la gente de Honduras es genial

Jack Murphy es un joven estadounidense nativo de Washington que tuvo la oportunidad de conocer Honduras en sus tiempos de adolescente cuando junto a una misión de su iglesia vino con el propósito de sembrar árboles, posterior a su estadía y a través de los años se ha dado a la tarea de recorrer el mundo convirtiéndose en un verdadero trotamundo y en el mes de septiembre recién pasado decidió recorrer Centroamérica con la intención de pasar una semana en Honduras, estadía que se convirtió en casi dos meses, ¿y cómo no?, Honduras y Holanda son los países que más le han gustado en el mundo entero.

Jack un verdadero trotamundo

Jack le ha dado la vuelta al mundo

Jack, trotamundo y redactor de experiencias de viaje

Justo en la última semana de su estadía en el país, quien les escribe tuvo la oportunidad de conocer a Jack por un par de horas y en ese tiempo él me contó que tenía su propia página de viajes llamada A Wayward Duck  donde relata sus experiencias de viaje alrededor del mundo,  y con su español bastante fluido conversamos de todo, una plática en donde era muy fácil percibir un enorme cariño por Honduras y en especial sobre su gente, es así que antes de despedirnos me prometió enviar un artículo el cual les compartimos a continuación:

Para Jack el contacto con la gente es lo mejor

Para Jack el contacto con la gente es lo mejor

 

En mi último día en Tegucigalpa, como un idiota, dejé mi mochila en un restaurante. Cuando me di cuenta de mi error, me apresuré a recuperarla. Afortunadamente, un hombre amable sentado junto a mi mesa me había guardado la bolsa, y me esperaba con una sonrisa en su rostro.

Esta situación fue típica de mi experiencia con el gran pueblo de Honduras. Comenzando en septiembre pasé casi dos meses viajando a través de este hermoso país y conocí a muchas personas increíbles en el camino. Ahora que he regresado a mi casa en los Estados Unidos, he tenido tiempo para reflexionar sobre mi aventura, y escuchar algunas preguntas de amigos y familiares:

“¿No es un país peligroso?”

“¿Alguna vez te sentiste en peligro?”

“¿Qué hay que hacer en Honduras?”

Las dos primeras preguntas son fáciles de responder y digo “No y No”.

La tercera pregunta requiere una respuesta más larga. Les cuento que hay muchas cosas asombrosas que hacer en Honduras y que la cobertura de las noticias, desgraciadamente, crea una falsa perspectiva.

“Pienso que lo que mucha gente en mi país no sabe, o no entiende, es que Honduras es un país con una gran diversidad y tipos de lugares, personas, y culturas”.

Les explico que hay algo para todos en Honduras y les pregunto de vuelta:

¿Qué te gusta hacer cuando viajas?

¿Te gusta caminar y ver la hermosa arquitectura colonial?, En Honduras podes ir a uno de los muchos pueblos, como Valle de Ángeles justo en las afueras de Tegucigalpa. La pasé increíble disfrutando del ambiente tranquilo y de muchos pequeños puestos donde venden tallas de madera hechas a mano, cerámica y arte contemporáneo. También visité Santa Lucía, un corto paseo desde la capital, calles empedradas, clima fresco de montaña, excelente comida y vistas impresionantes.

jack-4

¿Estás interesado en experiencias culturales?; Yo tomé un tour a una plantación de café o comunidad agrícola. Tuve la suerte de pasar tiempo en las comunidades de montaña de Honduras, escuché algunas historias asombrosas y aprendí las nuevas formas en que estos hombres y mujeres están perfeccionando su arte. También disfruté de algunas de las frutas frescas, verduras y café. A usted no le puede faltar visitar Copán, hogar de ruinas increíbles que nos permiten darle una ojeada a la antigua cultura Maya. ¡He estado ahí dos veces!

marco-y-ninos

¿Prefiere relajarse en la playa para sus vacaciones?, Podés tomar un ferry desde La Ceiba a una de las islas de la bahía: Roatán, Utila, o Guanaja. Estas islas ofrecen una abundancia de actividades. En Utila disfruté de algunos de los mejores sitios de buceo del mundo a lo largo de la barrera de coral mesoamericana, el segundo arrecife más grande del planeta. En Roatán, me relajé en las hermosas playas y nadé en el agua más clara que he visto en mi vida.

jack-2

Esta es sólo una pequeña parte de lo que Honduras tiene que ofrecer. Le digo a mi familia y amigos que no puedo esperar para volver porque todavía tengo una lista de lugares para ir: Guanaja, el hermoso Lago Yojoa con su increíble vida silvestre , las tranquilas playas de la ciudad de Tela, los parques nacionales como Pico Bonito y La Tigra , y mucho más.

“Donde quiera que vaya en Honduras, la gente será amable y feliz de ayudar. Durante mis viajes conocí a un joven que me ayudó cuando me perdí, una maestra que me habló de la rica historia hondureña, un grupo de personas pacientes que trataron de enseñarme a bailar punta (¡estas cosas son difíciles para un gringo!), y, por supuesto, el hombre con una sonrisa que salvó mi mochila.”

¡Te extraño Honduras, hasta pronto!

 

¡Nosotros por nuestra parte te decimos, Gracias Jack, sos un gringo buena onda y acá te esperamos!