¿Muy viejo para cumplir sueños?, una leyenda hondureña te lo cuenta

En la medida que crecemos y avanzamos cronológicamente vemos como imposible cumplir algunas metas en especial cuando estas se relacionan con la fortaleza física, llega un momento en que decís “Ya estoy muy viejo para eso”, es el pensamiento de muchos incluso con personas que cosecharon éxitos en su juventud, bueno, la primera juventud.RODIL

A los 18 años se convirtió en leyenda

Rodil Ángel Casanova con apenas 18 años se convirtió en leyenda del deporte de nuestro país al ser la primera persona en cruzar el Lago de Yojoa por el lado más largo en un tiempo que hasta el día de hoy no ha sido batido, 3 horas y 33 minutos.

Los años pasaron, nuevas tareas, familia y ocupaciones diversas y cada día más lejos del agua hasta que por cosas de trabajo le llevó a permanecer en Roatán, ahí apreciando el mar y después de 28 años de su hazaña pensó, qué bueno sería nadar una buena distancia, ¡Va!, ya estoy muy viejo…

Este pensamiento pronto encontró un desafío cuando Rodil leyó el diario y vio:

“Diana Nyad, nadadora de 64 años cruza 166 kilómetros entre Cuba y la Florida”

Pensó que estaba viejo pero no fue así

Pensó que estaba viejo pero no fue así

Las palabras de Diana calaron en lo más profundo y Rodil dijo, ¡Si ella que tiene 64 y yo aun no cumplo los 50, qué excusa tengo! y así comenzó una nueva etapa en la vida de Rodil, una segunda juventud.

El Torneo de Aguas Abiertas

Más pronto que tarde se puso a entrenar y logró hacer una convocatoria entre viejos nadadores y nuevas generaciones con el fin de cruzar el Lago de Yojoa por la parte más corta y fue así que en el 2015 organizó el primer torneo de su clase con la mira de hacerlo después en el mar como era su sueño.

Primer torneo de aguas abiertas de Guanaja

Primer torneo de aguas abiertas de Guanaja – Foto de Luis Aguero

El sueño del “viejo” se hizo realidad

En el 2016 y con el aporte de varias instituciones y amigos se celebró el primer Torneo de Aguas Abiertas de Honduras, en nuestro paraíso de Guanaja, este evento se repitió en el 2017 con la participación de personas de edades tempranas hasta nadadores como Rodil y mayores, un evento que se repetirá en los siguientes años y que es una tremenda enseñanza de que la edad es solo excusa para remontar limitaciones, que los sueños se pueden hacer realidad siempre y cuando pongamos empeño en ellos.

A saber que nuevos retos asumirá Rodil en un futuro pero estamos seguros que nunca estará viejo para poder vencerlos, Rodil Casanova, Orgullo y ejemplo de Honduras.