Xicaque, Paya, “Caníbal, indio salvaje”

Si el título le pareció ofensivo, pues es exactamente lo que es, expresiones que lejos de identificar a nuestras etnias son el recordatorio de un criterio y una forma de ver a los indígenas de Honduras, caníbal, indio salvaje.

Maestro Tolupán que no acepta se le diga Xicaque

Maestro Tolupán que no acepta se le diga Xicaque o Caníbal

Hoy en día en nuestro país es difícil que alguien sepa hablar Náhuatl u otras lenguas indígenas mexicanas utilizadas en el período colonial, pero eso no es excusa para seguir utilizando términos que definitivamente no son los correctos.

Xicaque, Paya, “Caníbal, indio salvaje”

Todos los hondureños hemos sido instruidos sobre nuestros antepasados y cuando hablamos de los indígenas Pech les llamamos Payas, y a otro grupo étnico que se ubica en la zona central cuyo nombre es Tolupanes les decimos Xicaques o Jicaques.

Una de las estrategias utilizadas por los españoles en tiempos de la conquista era acompañarse de grupos de indígenas mexicanos con quienes habían hecho pactos y les garantizaban beneficios, estos indígenas les servían para muchas cosas y la principal era de ser los intermediarios entre los españoles y los indígenas que se iban encontrando, esto porque era más fácil que “un indio obedeciera a otro indio”.

Y es a raíz de la presencia de este grupo de mexicanos que muchas de las palabras que hoy se usan para denominar ciudades, pueblos y cosas provienen de lenguas como el Náhuatl y otras.

En los documentos coloniales se usaba la palabra jicaque o xicaque para denominar a gente indígena que no estaba bajo el dominio español y que luego se asoció a los Tolupanes aunque dichos indígenas ni si quiera fueran de esa etnia o hablaran Tol, la traducción de Jicaque es ” caníbal, indio salvaje”.

En el caso de Paya, nombre con el cual nos enseñaron a llamar a los Pech, es un término indígena que significa “bárbaro, salvaje o incivilizado” y que incluso es una palabra usada en España para denominar a un campesino que es ignorante y rudo.

Como resulta evidente el uso de ambas palabras debe descontinuarse por completo y eliminarse de textos y de la memoria colectiva, no podemos seguir minimizando e insultando a nuestros pueblos originarios.